Económicas

En marzo y abril baja el costo de la canasta familiar, pero más para los ricos

Los precios al consumidor vienen cayendo de forma consecutiva desde los meses de febrero a abril, lo que ha llevado a que durante esos meses las tasas mensuales de inflación sean negativas.

Con relación a enero, único mes del presente año en que la inflación fue positiva (un 0.33%), la caída acumulada del índice de precio al consumidor (IPC) es de -1.46%, de acuerdo con las estadísticas sobre los precios que divulga el Banco Central.

Esto sucede en un contexto económico y sanitario inusual. La presencia en el país de la pandemia del COVID-19, que ha llevado al cierre gran parte del sector externo de la economía, como el turismo y las zonas francas, y a la parálisis de la actividad económica durante meses. Esto requirió que el Congreso declarara el estado de emergencia en el país, condición que aún permanece tras ser prorrogado por 12 días más.

Pero como consecuencia del choque provocado por la pandemia en las fuentes principales de divisas del país, como son el turismo, las zonas francas, las exportaciones nacionales y las remesas, la caída de los precios en el mercado interno coincide con una significativa reducción en los ingresos de divisas, lo que ha provocado alzas en la tasa del dólar, y por lo tanto, la depreciación del peso dominicano.

Un acontecimiento poco común en la economía dominicana: devaluación monetaria acompañada de la caída de los precios internos.

Las estadísticas del Banco Central revelan que con relación a febrero del presente año, el mes antes de la llegada de la pandemia al país, el costo de las canastas básicas familiar ha registrado reducciones.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar