Opinión

En política, recordemos

Mons. Ramon Benito de la Rosa y Carpio

Observen, aprendamos. Volvamos a recordar la vieja afirmación: políticos que se enriquecieron en sus puestos, ya no vuelven a tener poder. Han perdido la autoridad moral y han perdido, también,  con ella, la autoridad política.

El poder político es para el bien común, no para el bien propio, ni de los amigos, ni de la familia. Cuando están en el poder lo usan para su provecho. Se hacen daño a sí mismos, como también a los demás, a los que vienen, porque muchos querrán seguir ese ejemplo y, además de esto, se crea desconfianza.

En República Dominicana, gracias a Dios, hemos tenido políticos que han trabajado para el bien común, pero hemos tenido otros que trabajaron para enriquecerse  y, con ello, se pierde el poder político.

Hasta mañana, si Dios,
usted y yo lo queremos.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba