Deportes

Encienden antorcha olímpica sin público por primera vez en 34 años

OLIMPIA, Grecia.- La tradicional ceremonia de la entrega de la antorcha al primer portador que inicia el recorrido de los Juegos Olímpicos fue realizado sin público cuando en las ruinas de Olimpia se encendió la llama olímpica de Tokio 2020.

En un acto marcado por la precaución ante el avance del coronavirus, las medidas de acceso se han extremado, al limitar a 100 el número de acreditaciones expedidas por el Comité Olímpico Griego (HOC, porsus siglas en inglés).

Entre las autoridades que estuvieron presentes, figuran el saliente presidente de Grecia, Prokopis Pavlópulos, quien mañana deja el cargo, y el presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), el alemán Thomas Bach.

El representante especial de la delegación japonesa, Toshiaki Endo, agradeció al Gobierno griego las medidas de seguridad previstas para poder celebrar el acto e hizo referencia a la llama olímpica y al recorrido que sigue como “un símbolo de paz”.

El emisario nipón también hizo referencia a la lucha contra el cambio climático, ya que los Juegos de Tokio serán “los primeros en cumplir con los objetivos de desarrollo sostenible de Naciones Unidas”. Según Endo, en el recorrido y en el encendido del pebetero se utilizará “hidrógeno producido en factorías de la prefectura de Fukushima”.

Thomas Bach, presidente del COI, alabó en su discurso el compromiso mostrado por el país anfitrión y dijo que “Japón ha demostrado su creatividad en cuanto a sostenibilidad, tecnología y crecimiento”.

Tras una danza musicada por el arpa del compositor Yannis Psimadas, Yeoryíu entregó la antorcha a la primera portadora, la tiradora olímpica helena Anna Korakaki
En su intervención el presidente del Comité Olímpico Griego (HOC, por sus siglas en inglés), Spyros Capralos, destacó que por primera vez en la historia la primera portadora ha sido una mujer, la tiradora Anna Korakaki, lo que, dijo, constituye un “símbolo por la igualdad de género”.

Acto seguido, se procedió al encendido del fuego olímpico, que como marca la tradición, se hizo con rayos solares tras la plegaria, recitada por la actriz Xanthi Yeoryíu, en su papel de Gran Sacerdotisa de Olimpia.

Dirigiéndose a Apolo, la sacerdotisa exclamó “Dios del sol y del ideal de la luz, envía tus rayos y enciende la llama sagrada para la ciudad hospitalaria de Tokio”.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba