Editorial

Energía eléctrica

El apagón del lunes volvió a demostrar la fragilidad de nuestro sistema eléctrico y lo precario que es el servicio que se ofrece.

La buena noticia es que los apagones volvieron a ser noticia, lo que significa que algunos programas para mejorar el suministro de energía a los hogares han estado funcionando.

Pero el sistema eléctrico es otra cosa.

El aumento en la producción de energía que significa la planta de Punta Catalina y otras que deberán instalarse para suplir la creciente demanda del país, tiene que ir parejo con la mejora en los sistemas de transmisión y en las redundancias necesarias para que cualquier falla pueda ser superada en un tiempo razonable. No es agradable dejar colgados en el Teleférico por horas a usuarios de ese servicio de transporte, o a oscuras en el Metro, para no hablar de la cantidad de torres que requieren energía eléctrica para mover sus elevadores.

La energía eléctrica es fundamental cuando los países avanzan en la senda del desarrollo. No hay industria, ni confort, ni empleo sin energía eléctrica. Entendámoslo de una vez.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba