Internacionales

Epidemia de divorcios en China por las cuarentenas del coronavirus

El amor en los tiempos del coronavirus tampoco es nada fácil. Tras siete semanas de cuarentenas masivas que han afectado a prácticamente los 1.400 millones de chinos, estos encierros en casa bajo una situación de alta tensión han puesto muchas parejas al límite. En momentos extremos como esta epidemia, el roce no hace el cariño, sino al revés: el cariño hace saltar los roces.

Por ese motivo, los registros civiles están viendo un aumento inusual de los divorcios. Es cierto que pueden haber recibido una acumulación de casos atrasados porque estuvieron cerrados durante todo el mes de febrero, cuando el país se paralizó por completo para contener la enfermedad, pero parece que el incremento supera lo esperado. Según informa el periódico «Global Times», altavoz del Partido Comunista, las demandas de divorcio se han disparado en la ciudad de Xi´an, capital de la provincia de Shaanxi y famosa por sus guerreros de terracota.

Desde que los registros civiles de sus distritos abrieron el 1 de marzo, han recibido tantas peticiones que han alcanzado su tope diario, que son 14 porque conseguir el certificado de divorcio suele llevar entre media hora y cuarenta minutos y luego hay que desinfectar la oficina para que no haya contagios del coronavirus. Bajo estos protocolos de seguridad, los estragos que han hecho tantas horas de convivencia familiar obligan a algunos distritos a dar citas a dos semanas vista.

«Como consecuencia de la epidemia, muchas parejas han estado confinadas en casa durante más de un mes, lo que ha hecho aflorar conflictos internos. Eso se añade a que el registro ha estado cerrado también un mes, por lo que hemos visto un acusado aumento de citas para divorcios», explicaba hace unos días al citado periódico un funcionario apellidado Wang. A tenor de su experiencia, se rompen más matrimonios tras las vacaciones del Año Nuevo Lunar, que coincidieron con el estallido de la epidemia en la ciudad de Wuhan a finales de enero, y después de la Selectividad china, otro momento de máximo estrés para las familias por la fuerte presión que hay para los estudiantes.

Avalancha de separaciones

Estas crisis de pareja no solo han ocurrido en Xi´an, ya que otros medios chinos también informan de avalanchas de separaciones en más provincias, hasta 300 en tres semanas en una localidad de Sichuan, al sur del país. Además, la Prensa local recoge una preocupante subida de los casos de malos tratos, motivada también por los largos confinamientos en el hogar con el agresor y bajo una fuerte presión que puede disparar aún más su violencia.

A pesar de estos efectos colaterales del coronavirus, entre los que también destacan las depresiones y la angustia por la epidemia, en algunos casos ha acabado imponiéndose al final el amor tras decisiones impulsivas tomadas por el acaloramiento de la discusión. Como cuenta el funcionario Wang del registro civil de Xi´an: «Algunas parejas se han arrepentido tras recibir su certificado de divorcio y han decidido casarse de nuevo».

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba