Editorial

Es tiempo de corregirlo

Cuando el pasado 12 de noviembre la redactora María Teresa Morel presentó su nota reveladora de que cinco años después de que el Ministerio de Educación decidiera reformular el currículum del sistema para implantar nuevos contenidos basados en competencias, las escuelas “continúan sin libros de texto”, no lo podíamos entender. Ignorábamos de manera absoluta que en las escuelas públicas se estaba enseñando sin un eje fundamental para la transmisión de conocimientos.

Tampoco podíamos concebir que en el país que había asignado el 4% para la educación, es decir, para mejorar la calidad de la enseñanza, se estuviese dando un fenómeno como ese, singular, algo así como andar sin rumbo en el mar del conocimiento, por más guías didácticas disponibles.

Pero la periodista Morel no se estaba inventando nada, simplemente recogió una información ofrecida por el representante de la Iniciativa Dominicana por la Educación de Calidad (IDEC), Radhamés Mejía, durante la presentación del duodécimo informe de seguimiento y monitoreo a las políticas educativas, correspondiente al primer semestre del 2019.

“En este informe se constata con pesar que la no disponibilidad de libros continúa siendo una de las grandes debilidades que tenemos, y volvemos a insistir por la importancia que tiene para hacerle un llamado a las autoridades del Ministerio de Educación para que sea redoblados los esfuerzos para que en el próximo año 2020-2021 de manera definitiva nuestros profesores y nuestros estudiantes puedan contar con libros de texto adecuadamente seleccionados para el proceso de enseñanza aprendizaje”, exhortó el educador Mejía, justamente frente al ministro Antonio Peña Mirabal, durante del acto de presentación del informe, quien de manera muy sencilla acogió en principio las observaciones que se hicieron sobre el estado de la educación.

No se puede decir que el Ministerio no ha hecho ninguna diligencia sobre este asunto. Lo que no se justifica es que haya dejado pasar tanto tiempo sin un marco fundamental para los
estudiantes y los profesores.

Es tiempo de corregirlo. El nuevo año escolar no puede arrancar sin los libros de soporte básico para la formación docente en la República Dominicana.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba