Editorial

Estado de Emergencia

El pedimento de extender el Estado de Emergencia que hace el Poder Ejecutivo es prudente y necesario, pues aún los dominicanos corremos grandes riesgos de contagios y muerte por la pandemia del Covid-19.

Bien hacen los congresistas de aprobar la extensión pues con ello contribuyen a que se mantengan medidas indispensables para contener la expansión del contagioso virus.
Las actuales medidas han tenido que ser adoptadas en un proceso políticamente complicado, pero la racionalidad y la salud de la gente trasciende esa circunstancia.

Hay que reconocerle a la oposición que hasta ahora ha sido consecuente y se ha sumado a la jornada nacional para combatir esta enfermedad.

Las autoridades han mostrado empeño genuino de enfrentar este mal y adoptar los alicientes posibles para los efectos negativos a las medidas de restricción impuestas por las circunstancias y las recomendaciones médicas.

La pandemia no ha cedido, pero tampoco se ha desbordado y nuestro sistema sanitario ha resistido adecuadamente, dentro de las limitaciones propias de una nación pobre.
No vamos a devolvernos cuando estamos llegando a la otra orilla. El camino recorrido, el esfuerzo realizado, ha sido enorme.

Toca ahora iniciar la apertura de manera controlada, con la planificación necesaria y al ritmo prudente.
Para eso se necesita extender el Estado de Emergencia.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar