Belleza

Exfoliante casero de sal y coco para todo el cuerpo

¿Cómo lo hacemos?

1 taza de aceite de coco virgen extra (230 g)
1 taza de sal marina (150 g)

Preparación
Para mezclar bien estos ingredientes tendremos que poner el aceite de coco al baño María hasta que se derrita, ya que a temperatura ambiente suele estar sólido.
Mezclaremos los dos ingredientes y guardaremos este exfoliante en un bote de cristal.
No es necesario guardarlo en la nevera y no hay riesgo de que se estropee, ya que ambos productos son autoconservantes

¿Cómo nos exfoliamos?

Esta exfoliación la haremos una vez entremos a la ducha y sobre la piel húmeda.
Tomaremos un poco de nuestro exfoliante casero y nos empezaremos a masajear los pies, insistiendo en los talones, tobillos y zonas endurecidas en general.
Iremos subiendo por las piernas haciendo movimientos circulares y con una presión media, en especial, en zonas de mala circulación y celulitis.
Masajearemos el abdomen, siguiendo la forma del intestino, el pecho, con más suavidad, y los brazos.
Dejaremos actuar el exfoliante durante un minuto y nos aclararemos con agua.
Notaremos que la piel quedará todavía impregnada por el aceite, pero cuando salgamos de la ducha y nos sequemos estará perfecta.
Para la cara recomendamos usar un exfoliante a base de azúcar.
Lo ideal es hacer una exfoliación una vez por semana. En épocas de exposición al sol es mejor hacerlo antes, para conseguir un bronceado más bonito y uniforme.
.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba