Internacionales

Extensa colección de películas porno fue encontrada en la casa de Bin Laden

Redacción Internacional. – Uno de los hallazgos que más les sorprendió a los efectivos de las Fuerzas Especiales que eliminaron a Bin Laden en 2011, fue la extensa colección de películas porno que tenía en su casa, lo cual contradice a las creencias del terrorista número uno.

Sin embargo, al parecer, él podría haber usado todas estas películas para adultos con un fin de lo más inesperado: enviar mensajes a sus subordinados. Un nuevo documental de National Geographic, El Disco Duro de Bin Laden, que se estrenará el 10 de septiembre, explorará esta teoría bastante poco convencional para poder explicar estas pertenencias del fundador de Al Qaeda (organización terrorista proscrita en Rusia).

Según los autores del documental, Bin Laden podría haber tenido estos vídeos no para verlos, sino para llevar a cabo sus siniestras operaciones terroristas codificando mensajes secretos en los archivos de vídeo. Ello podría explicarse por el hecho de que el organizador de los ataques del 11 de septiembre no confiaba en los correos electrónicos y en sus métodos de codificación, y temía que sus órdenes podrían ser interceptadas.

Por lo cual, enviaba mensajes a sus subordinados por medio de mensajeros, que en lugar de llevar las órdenes en forma escrita, irónicamente las tenían escondidas en un contenido pecaminoso según la ideología del terrorista número uno.

Con ello, en el propio documental se admite que algunos aspectos de la vida de Bin Laden en aquella época arrojan dudas sobre esta teoría. Así, el terrorista compartía casa con al menos 22 personas más, y cualquiera de ellas podría estar recopilando una colección de películas porno. Las autoridades de EEUU se negaron a publicar la lista, pero sí comentaron que se trata de una “colección bastante extensa”.

Al mismo tiempo, el experto de la CIA citado por los documentalistas, Reid Meloy, dijo que no se debe considerar a Bin Laden como a un fundamentalista islámico hasta el punto de ignorar sus necesidades biológicas. Meloy opina que el terrorista número uno fue, al fin y al cabo, un h

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba