Editorial

Fuga de cerebros

República Dominicana figura entre los países de América Latina con mayor índice de fuga de cerebros o de migración de personas altamente calificadas, según un estudio realizado por la economista Nicole Peña, de la Fundación Economía y Desarrollo, quien opina que los bajos salarios pueden explicar parcialmente la causa.

El crecimiento continuo de la economía dominicana durante mucho más de una década resulta incompatible con la fatídica estadística arrojada por esa investigación, de 6.8, en la escala de uno a diez, en emigración de talentos, aun cuando ese índice disminuyó de 8.3 en 2007 a 6.8 en 2018.

Por su perfil de sostenido incremento del Producto Interno Bruto (PIB), consolidación institucional y gobernabilidad política, el país debería estar entre las naciones con menor índice de fuga de cerebros, como Paraguay, Colombia, Brasil, Costa Rica, Uruguay, Chile y Argentina.

¿Por qué miles de profesionales o talentos emigran hacia otros lares? ¿Por causa de salarios depresivos, imposibilidad de ingresar al mercado laboral? o ¿Por mejores ofertas en el exterior?
Es posible entender el alto índice de fuga de cerebros en países como Nicaragua, Guatemala, Bolivia, Honduras y Venezuela que padecen de crisis económicas o de inestabilidad política, pero no es fácil explicar que República Dominicana figure en ese grupo.

Se sabe que un elevado porcentaje de estudiantes que cursan estudios de grado o posgrado becados por el Gobierno no retornan al país, por lo que se ha sugerido que las becas oficiales se circunscriban a universidades locales o a planes de estudios avalados por academias foráneas.

El gasto percápita en que incurre el Estado para cubrir total o parcialmente el costo de educación y entrenamiento de un profesional se derrama entre las manos cuando el talento emigra sin haber servido a su país, lo que se convierte en retranca para el desarrollo.

Ante tan depresivas estadísticas que colocan a República Dominicana entre los países con mayor fuga de cerebros de América Latina, urge que el Estado, Gobierno, universidades y empresariado aúnen esfuerzos para estimular por vía del salario y de incentivo al crecimiento laboral a que profesionales altamente calificados coloquen su talento al servicio de la nación que les ofreció todo el respaldo para granjearse una profesión digna y productiva.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba