Editorial

Garantía propia

Los dominicanos a veces no creemos en los símbolos que representan nuestro espíritu nacional y ante la menor dificultad se nos olvidan los detalles que nos hacen una nación.

Nos gusta cantar nuestro himno, pero cuando llega una crisis se nos olvida que somos “pueblo intrépido y fuerte” y solicitamos la ayuda de entidades de funesto papel en nuestra historia.

Nos encantan nuestra bandera y nuestro escudo, pero no hacemos nada por garantizar una Patria justa para todos, ni tampoco para preservar la Libertad y algunos hasta piensan que nos hemos ido olvidando de Dios.

Le rogamos a un organismo internacional que garantice “nuestro derecho constitucional al voto y nuestra democracia”, olvidando convenientemente que el fraude electoral lo hacen nuestros partidos, nuestro Gobierno y nuestras Juntas Electorales. Si nosotros somos incapaces de impedirlo, ¿por qué tendría que venir otro a resolvernos ese problema?

Nuestra democracia y nuestros derechos tenemos que garantizarlos nosotros con nuestra participación permanente, o cerremos este país.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba