Nacionales

Guido Gómez y Ángel Martínez o el efecto intimidatorio contra la prensa

Especial para frontera25.net

La función de todo periodista y activista es hacer que sus gobiernos asuman sus actos.

El señor Ángel Martínez, investigador privado, escritor e influencer ha hecho de sus denuncias y apariciones en las redes sociales todo un acontecimiento por la forma descarnada, cruda donde presenta a individuos, instituciones y gobiernos, que, a su decir, están ligado al narcotráfico, el crimen organizado y la corrupción.

Su mayor estelaridad la tuvo en las recién pasadas elecciones de República Dominicana.

Ángel Martínez que tiene varios libros escritos sobre narcotráfico, que ha trabajado como colaborador con importantes agencias de EEUU, como son Aduanas, Emigración, la DEA, FBI, etc., presentó varias investigaciones y reportajes periodístico en su plataforma de YouTube que involucran a dirigentes políticos, hoy electos senadores y diputados dominicanos, todos del del PRM y el gobierno.

De igual lo ha hecho con todos los partidos y dirigentes políticos involucrados o sonados en escándalos de corrupción.

Entre esos políticos sindicados o señalado está el señor Guido Mazara, figura conocida en el mundo político dominicano por sus acrisolados discursos de moral y bien común, critico pertinaz contra los líderes y partidos dominicanos. Exconsultor jurídico del gobierno del presidente Hipólito Mejía. A quien en esa ocasión EEUU le cancelo la visa americana.

Guido Gómez ha respondido sometiendo a la justicia a Ángel Martínez por difamación e injuria, lo mismo ha hecho contra otros ciudadanos, defiende su honra y nombre. Apela al cuidado del buen nombre, cosa que al decir de muchos no observa a la hora de pronunciarse contra líderes, políticos y personalidades dominicana.

Aunque no decimos que sea el caso, pero la aplicación de las leyes y las mismas leyes penales de difamación y desacato no solo violan los estándares internacionales de libertad de expresión, sino que también pueden debilitar seriamente la función periodística e impedir el debate público.

Todos los periodistas y activistas deben poder realizar su trabajo sin miedo.

Pero en el mundo entero son acosados y están sujetos a severas sanciones conforme a las leyes de difamación e injuria.

 De hecho, cientos de periodistas han sido encarcelados en todo el mundo por informar sobre asuntos de interés público; la gran mayoría de ellos fueron procesados en virtud de las leyes antiestatales o de difamación.

Guido Gómez Mazara es un arfil, es un protegido y dirigente del partido de gobierno PRM, del presidente Luis Abinader, aúpa, lleva una campana a tono contra la corrupción del pasado gobierno de Danilo Medina y sus funcionarios.

Ángel Martínez desde su atalaya denuncia la complicidad, a su decir, del gobierno con los personajes políticos que él ha denunciado, hoy senadores y diputados del PRM, Y pide que al igual que los funcionarios corruptos de Danilo Medina, también sean investigados y sometidos los hoy oficialista.

Dijo que el uso de ese recurso de Guido Gómez, es el mismo que utilizan los gobiernos desde las Américas del Norte hasta Sudamérica, América Latina para silenciar la disidencia y para privar a los ciudadanos de información sobre asuntos de interés público, como son los casos que ha denunciado.

Explicó que invocar a la difamación como un medio para impactar y silenciar la voluntad y capacidad de personas y de los medios de comunicación para analizar temas de importancia e interés nacional e internacional, constituye una amenaza muy tangible a la libertad de expresión.

MAS AQUI

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba