Opinión

Hasta pronto Oberto Gómez (Hijo), Obertico…

Fausto García)

“El aprendiz” 

“Siempre tengo algo por hacer, pues no tener nada que hacer, es algo por hacer¨. (Fausto García). 

No es habitual en mí, pero interrumpo las labores cotidianas para transmitir una infausta y desgarradora noticia.  Mi amigo y hermano, OBERTO GOMEZ (Hijo, Obertico)) fue asesinado la mañana de este lunes 14 de septiembre del 2020, en una de sus propiedades, en Mao, provincia Valverde.  El motivo del horrendo hecho, al parecer fue para robarle, y hasta ahora se dice que fue un haitiano, quien prácticamente picó su cuerpo o cadáver, como si fuese una mata de guineo.

Hace un mes y algo que vengo de despedir a mi hija Alina, y decirle hasta pronto, pero en circunstancias todas distintas, pero lo de este hermano no tiene nombre.  Y no lo tiene porque destruir una vida humana tan valiosa como la de Oberto, no tiene sentido, por mucho que uno trate de hurgar en lo mas profundo, nada encuentra.  ¿Qué razón hay para un demonio asesino acabar con una vida tan noble y ejemplar? Pero no solo esa vida, sino que con ella lacerar para siempre la vida de su esposa Esperanza y sus 3 talentosos y ejemplares hijos; la de sus padres que aún viven, sus hermanos, sus sobrinos, demás parientes y amigos de un hombre que solo supo aprender de sus progenitores el amor a la familia, al trabajo tesonero, a los amigos, y, en fin, a cultivar los valores de la fe cristiana, la humildad y la honradez a toda prueba.

Por qué extinguir una vida que de sol a sol no hacía otra cosa que labrar la tierra para hacerla parir, y con ella, además del sustento de su familia, contribuir con el desarrollo y progreso de las comunidades y familias muchas, incluidas las del vecino país de Haití, tierra natal del carnicero sembrador de llanto, lagrimas, tristeza, penas, y, en fin, luto no solo para la vasta región del Cibao y la Línea Noroeste, sino del país y del mundo.  ¿Hasta dónde llega la raza humana de hoy? ¿Cuáles horizontes de paz se pueden vislumbrar cuando la delincuencia y la maldad del hombre en estas tierras de Dios, parece no tener límites? ¿A dónde nos iremos, donde estaremos seguros, qué hacer? Nos confortan las palabras de Dios, en los labios del salmista David, Salmo 91, versos 1-2: Tú que habitas al amparo(abrigo) del Altísimo y resides (moras) a la sombra del Omnipotente, dile al Señor: «Mi amparo, mi refugio, mi Dios, en quien yo pongo mi confianza».

Papá Oberto, como les decíamos un grupo de amigos y hermanos cercanos, tan cercanos, que nos tratábamos como familias, estudió con ese grupo, y siempre anduvimos de cerca tras cualquier evento, no importaba la índole, que se nos presentara.  Como mi papá, aprendió a labrar la tierra y hacerla parir aun cuando las condiciones no fueran las más favorables.  Se hizo abogado junto conmigo y los demás amigos, obteniendo todos incluso un mismo exequatur, fuimos más que amigos, fuimos hermanos. Además de labrar la tierra y criar animales, como ganado vacuno, ejercía de notario público en el municipio de Mao, donde por más de 30 años desempeñó sus funciones sin que hasta el día de hoy diera motivo de escandalo alguno. De igual manera, ejercicio sin ruido, pero con decencia y decoro la profesión de abogado, por igual tiempo.

Con Oberto Guillermo Francisco Gómez Gil, su nombre completo, y entre él y yo, -cariñosamente el Monsieur (señor en francés)- conocí a sus padres y prácticamente toda su familia, a quien me unen lazos, repito no de amigos, sino de hermanos, y a quienes en él y con él, tendré y llevaré siempre presente, como una familia ejemplar, de las que en aquellos tiempos difíciles de la política dominicana, supieron dar el frente y defender la moral y la honradez, como su padre, don Oberto Gómez, quien llegó a ser Senador de la República, y de quien nunca se oyó decir que fuera al Estado a servirse de él, saliendo de ese quehacer con honra de haber hecho siempre lo correcto, ejemplo que sus hijos todos han emulado, incluido Obertico.

Cuantas cosas podría decir de un hermano tan sano como Obertico, siento que me faltarían días, tinta y papel para escribirlas, pero si algo me conforta, es saber, que al igual que mi hija Alina, murió creyendo en JESUS, como su mesías y salvador.  A raíz de mi regreso al país ante el deceso de mi hija, seguido supo había llegado, me contactó para expresarme más directamente las condolencias, darme ánimo y desearme bendiciones y fortaleza y fe para mí y mi familia.  Así dicen exactamente los audios que conservo.  El último audio del sábado 12/9/2020 (7:07 p. m.) dicte exactamente: “Gracias, gracias, Monsieur, estaba desconectado porque se me había averiado el aparato, no había tenido tiempo, pero ya en esta ocasión estamos conectado de nuevo, un abrazo, saludo a la familia, y ya usted sabe, lo quiero mucho”.

No sé si solo conmigo o si también lo hacía con tanta facilidad con algunos otros, pero me decía siempre y con tanta soltura “lo quiero mucho…”.  Cuando recibía los mensajes que distribuyo por WhatsApp, siempre me contestaba y me daba las gracias y agregaba alguna admiración por ellos, me decía “usted no sabe cuanta paz espiritual me traen esas palabras…como me confortan, gracias, gracias…”

Extrañamente mi hermano y amigo, mi querido Monsieur, murió el día de la Exaltación de la Santa Cruz, donde el Evangelio de Juan 3, versos 14-19 nos dice: Recuerden la serpiente que Moisés hizo levantar en el desierto: así también tiene que ser levantado el Hijo del Hombre, y entonces todo el que crea en él tendrá por él vida eterna. ¡Así amó Dios al mundo! Le dio al Hijo Único, para que quien cree en él no se pierda, sino que tenga vida eterna. Dios no envió al Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que se salve el mundo gracias a él. Para quien cree en él no hay juicio. En cambio, el que no cree ya se ha condenado, por el hecho de no creer en el Nombre del Hijo único de Dios.”

Para gloria de Dios, el miró al crucificado en la cruz, se dejó atraer por él, y aprendió a amar, y creyó en él, por tanto, tendrá en él, vida eterna.  Por tanto: Hasta pronto amigo y hermano Oberto Gómez, Obertico, el Monsieur…

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

2 comentarios

  1. Maravillosas palabras dejan mucho que decir de la marca personal de Obertico, dejando huellas invorrables en los carazones de quienes pudieron sentir la personalidad unica e irrepetible donde un ser humano tan noble y justo , dejara enseñanzas de amor respeto ,siempre admiro asombrado como yo podria lograr tan ejemplar percepcion de la vida la familia el trabajo duro la fe no lo conosco amigo pero sus palabras sobre tan querido Oberto son como si lo conociera de toda la vida y me llena de orgullo saber que no igual que yo otros sienten el mismo sentimiento sobre maravillosa perosna donde no me basco largos años para entender lo que es ser un ejemplo de humano JUSTO Y NOBLE como olvidar las ultimas palabras que me dijo cuando me llevo a casa “trabaja duro se y se JUSTO QUE DE HOMBRES JUSTO HACE FALTA AL MUNDO `N paz a su alma y vida eterna al lado del señor

  2. Oberto Gomez gran amigo vecino honorable abogado tranquilo presto siempre por ayudar no sólo a una región sino a su país al desarrollo económico social desciende de una familia de respecto serios trabajadores diferentes. Oberto te recordaré por tu gran amistad y simpatía descansa en paz.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba