Editorial

Hospitales en trances

Con buenas intenciones, el Gobierno se propone sacar de sus malas condiciones 71 centros de salud de su competencia, un propósito de remediación masiva que trae malos recuerdos, por paradójico que resulte.

La gestión anterior hizo colapsar gran parte de la red hospitalaria por emprender algo similar con gran envergadura, pero sin tacto, sin programación inteligente ni apropiación de recursos para evitar paralizaciones de las obras o causar graves trastornos de servicios al pretender arreglar cosas sin cerrar por completo algunos establecimientos de salud.

Una auditoría forense bien llevada sobre ese inaudito pasado de la salubridad cuantificaría considerables daños en la salud emocional y física y en pérdida de vidas de enfermos de los sectores más necesitados.

El remedio no debe ser peor que la enfermedad. Con extremo cuidado deberían establecerse diferentes grados de intervención en las edificaciones sin hacer tabla rasa en todo caso y ver si resulta posible preservar estructuras con poca inversión en lugares carentes de alternativas en materia de salud.

No cambiar de montura cuando se están cruzando las aguas procelosas de una pandemia. Es de imperiosa necesidad garantizar estructuras regionales para los auxilios médicos. Ampliar con anexos modulares para no afectar su desenvolvimiento de aquellos hospitales de condición aceptable y así amortiguar cualquier cese de operaciones de los otros.

Elecciones en Estados Unidos

Ya lo sabemos: una gripe en el gran país del norte podría traducirse en pulmonía en sus áreas de influencias del resto del mundo. Hoy votan los estadounidenses con extraordinarias expectativas dentro y fuera de sus fronteras por la drasticidad de cambios de políticas o la acentuada permanencia controversial de las actuales que podría derivarse de la consulta.

Ruidos y presagios de trastornos en el funcionamiento de la democracia han estado presentes también, deplorablemente. República Dominicana es espectadora, y no más, sin desconocer la importancia que reviste la forma en que sea conducida la súper potencia a partir de enero.

El único partido a tomar institucionalmente es aspirar a relaciones armoniosas y de respeto mutuo con su principal socio comercial y mayor asiento de la diáspora aquí originada. Gane quien gane.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba