Opinión

Ignorando a febrero

Por Luis Córdova.

Me inscribo en la lista de los sorprendidos, acoso con confesada ingenuidad, de los que no comprende que actores políticos ignoren los avatares que enfrentaran en las venideras elecciones municipales.

Abierta la carrera de manera oficial por la Junta Central Electoral, imaginamos que las listas de postulantes tendrían conocimiento de los detalles para la composición de la boleta en sus partidos, comprenderían las alianzas o la metodología para su inclusión (atendiendo a las cuotas de la mujer y juventud) y modalidad de elección (voto preferencial en listas cerradas y desbloqueadas).

Mueve a espanto que muchos aspirantes a cargos electivos, sin sonrojo, descansen en el liderazgo de un padrino o en la favorabilidad de ostentar los primeros números en la lista para ser electos. Cosas del pasado.

El sistema ha cambiado y parece que la mentalidad de muchos no. la era de “los que imponen” ya pasó. Los elegidos por dioses menores y favorecidos a pesar de ser inorgánicos, corren el riesgo de comprender su tamaño electoral en los boletines, cuando ya sea demasiado tarde. Están llamados a ganar los que han tenido un trabajo político, los identificados con sus estructuras que son las que fabrican los votos, aunque el abuso del dinero siempre sea una amenaza y sea un tema objeto de otro artículo nuestro.

Los mismos partidos políticos, amparados en interpretaciones, han burlado el designio por los cuales decían luchar como es el caso de la cuota femenina para devenir en objeto de demandas en las altas cortes. El Tribunal Superior Electoral aclaró el asunto y el 40% mínimo y el 60% máximo será para las damas que compitan por los cargos electivos. Aunque tanto esta sentencia de principio como en el Reglamento No. 28-19 emitido por la JCE se aclaran las distribuciones, se denomina indistintamente “demarcación” como “circunscripción”, cosa que habrá que definir en lo adelante para una robusta conceptualización en materia electoral.

Si bien todos reconocemos que este tema es progresivo, en sociedades como las nuestras siempre hace falta más, hay que señalar que de los 235 distritos municipales, solo 15 tienen una representación de cinco vocales y 220 cuentan con tres, por lo que la fracción de decimal en estos casos se debe esclarecer antes de rechazar la inscripción de las boletas, muchas de la cuales llegarán luego de traumáticos acuerdos.

Otro aspecto interesante pendiente de aclarar es el caso de las reservas en las candidaturas de vice alcaldía ya que ni la ley 33-18 ni la 15-19 se refieren a las mismas. Fueron segregadas en los procesos internos y no aparece la relación alterna del sexo frente a quien encabeza la boleta, en este sentido un candidato a Alcalde pudiera llevar de compañero de boleta a otro hombre al igual que las mujeres que aspiren a ambos cargos.

 

Existen otros aspectos en los demás niveles que inquietan, o debería hacerlo, a los encargados de la “carpintería política” un oficio difícil pero que genera el placer de saberse con poder: decidiendo la suerte de sus correligionarios.

 

Mientras corren los días y algunos ignoran a febrero hay quienes esperemos la oportuna aclaración para consolidar una democracia que se amenaza a sí misma.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba