Editorial

Insensateces

Discriminar a los ciudadanos chinos o perjudicar sus negocios en el país, bajo las infundadas sospechas de que podrían ser fuentes de contagio del peligroso coronavirus, es una tremenda insensatez.

Algunos choferes del transporte público han llegado hasta el colmo de impedir que ciudadanos chinos se trasladen en sus vehículos, en una exagerada reacción ante las noticias que dan cuenta de la expansión del ahora denominado Covid -19 por todo el mundo.

Y más lejos aún han llegado aquellos que ahora esquivan supermercados, tiendas y restaurantes operados por chinos, como si acaso tuviésemos en el país alguna incidencia real del poderoso virus que obligara a tomar semejantes precauciones de exclusión.

Los especialistas en epidemiologia han asegurado que, dentro del mapa de riesgos, nuestro país no figura entre aquellos más susceptibles de ser afectados por el Covid-19 ya que de hecho se han restringido los viajes de chinos al exterior desde que se descubrieron los primeros casos de contagio y se establecieron rigurosas cuarentenas en las ciudades focos de la enfermedad.

Por el momento, no hay razones para que aquí se estigmaticen a los chinos residentes ni a sus negocios ni para que se les de crédito, sin más ni más, a las especulaciones que llueven sobre supuestos casos de personas afectadas o sobre falsos medios de contagio.

Todas las medidas de prevención y control y también de trato para pacientes afectados están bien definidas en un protocolo mundial. Las autoridades dominicanas están observando rigurosamente tales recomendaciones.

Ningún país está exento de ser alcanzado por este virus letal, pero hasta ahora el nuestro no figura entre los de más altos riesgos. Eso no quita que nos informemos y nos orientemos al máximo sobre las medidas de prevención y que mantengamos un nivel de alerta adecuado, sin caer en paranoias.

Esto no es Wuhan ni nada que se le parezca. Pero aquí circulan ahora, por lo menos, tres virus de la influenza que han afectado a centenares de dominicanos y todavía no se ha visto que, por tal razón, se les desprecie, se les aísle o se les estigmatice, cómo está ocurriendo lamentablemente con los chinos que conviven con nosotros.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar