Opinión

Isaac Asimov

Ramón Cáceres Almonte

Isaac Asimov nace un día 2 de enero de 1920 e Rusia, y muere  un 6 de abril de 1992 en NYC.

Sin ningún tipo de dudas, Isaac Asimov fue uno de los autores más prolíficos que jamás haya existido. Es reconocido como uno de los mejores autores de ciencia ficción de todos los tiempos. Junto a Arthur C. Clarke y a Robert Heinlen, Julio Verne, H. G. Wells, entre otros. Contribuyó, acercando la ciencia a la gente común, con sus libros de divulgación científica, a entender el universo. También escribió sobre historia, literatura y religión. Quizás Carl Sagan como divulgador científico podría equipararse a él, en este campo-

Es difícil, el astrónomo aficionado, que no tenga o haya leído EL Universo Por Isaac Asimov, un libro básico para todo aficionado a la astronomía, muy similar aunque con más precisión que la joya: “Astronomía”, de José Comas Sola, escrita por ese ciudadano español en 1937, y quien  fue un excelente astrónomo a principio del siglo XX en España.

Isaac Asimov: Nació un 2 de enero de 1920 en Petrovichi, Rusia-como dijimos-. A la edad de tres años, emigró con su familia a Estados Unidos, estableciéndose en Brooklyn. Allí creció estudiando y trabajando en las tiendas de golosinas de su padre. Ya desde pequeño mostró una inteligencia superior al resto de los niños. En su autobiografía, él se describe como un superdotado. En 1939 obtuvo su título de bioquímico de la Universidad de Colombia y en 1941 hizo un postgrado en química.

Mientras realizaba sus labores en las tiendas, Asimov entró en contacto con las revistas de ciencia ficción que allí vendían. Estos ejemplares recibían el nombre de “pulp” en inglés, “pulpa” en castellano, por la pésima calidad del papel que se usaba en las ediciones. Motivado por esas historias fantásticas, empezó a escribir las suyas y ya a la edad de 19 años las comenzó a publicar por ese mismo medio.

La ciencia ficción fue el primer tema que abordó y el que nunca dejaría, a pesar de escribir, luego, sobre otros temas.

Aquí en República Dominicana, estas historietas nos llegaron con el nombre de muñequitos y paquitos, todos recordamos a Supermán, Tarzán, y otros más.

Aunque abordó todos los aspectos de la ciencia ficción, el que más fascinó a Asimov fue el de la inteligencia artificial. Dividió a las máquinas en robots y supercomputadoras. Los primeros, generalmente con forma humana. Las otras, de descomunal tamaño y total sapiencia. Pero ambos, bajo el control de las Tres Leyes de la Robótica, el marco legal de las acciones de los autómatas y con las que Asimov se propuso jugar en cada uno de sus relatos. En 1950, se editó Yo, Robot, obra en la cual recopiló algunos de sus cuentos de robots y donde presentó las famosas Tres Leyes.

Entre sus cuentos más destacados de robots y computadoras figuran La última pregunta, La máquina que ganó la guerra y Sueños de robot, entre otros. En muchos de ellos, la protagonista humana es la Dra. Susan Calvin, una mujer especializada en robo-psicología que debe desentrañar los misterios de los cerebros positrónicos de los autómatas. En 1976, Asimov escribió su cuento más famoso: El Hombre Bicentenario. En él, presenta a un robot cuyo fin máximo es convertirse en humano.

También escribió novelas sobre robots como Bóvedas de acero y El sol desnudo en las que pone en primer plano a dos de sus personajes más famosos: el detective Elijah Baley y a R. Daneel Olivaw (la R es de robot).

En 1951, se publicó Fundación, el primer libro de una de las sagas más importantes de la ciencia ficción. En esta obra, describe en un futuro lejano, a una civilización humana que debe afrontar una crisis que puede poner en riesgo todo el avance realizado a lo largo de la historia. Con Fundación y Tierra, publicado en 1986, Asimov ata los cabos sueltos y enlaza en un solo universo todos sus cuentos y novelas de robots con la saga de Fundación. Una lección de cómo se cierra una historia, propia de un verdadero maestro.

Veamos algunos de los títulos de estos libros

A los marcianos

Azasel, el demonio de dos centímetros

Caza mayor

Autentico amor

Como ocurrió

Acerca de nada

Cuentos paralelos

El hombre bicentenario

En la arena estelar

El mejor amigo de un muchacho

El incidente del tricentenario

La ultima respuesta

El universo

Los propios dioses

Los piratas de los asteroides

Yo, robot

Yo le voy hacer una invitación, propóngase antes de irse de este planeta leer un par de libros de este genial hombre…yo he leído 4- apenas-, de este autor.

El nombre de robots es tomado del vocablo checo “robota” que significa siervo y que es idéntico al término ruso que significa trabajo arduo, repetitivo y monótono, y lo usó por primera vez el escritor Karel Capek en 1917 para referirse en su obras a máquinas con forma humanoide. Deriva de “robotnik” que define al esclavo de trabajo

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba