Editorial

José y To­más

Por Edi­to­rial Pe­rió­di­co Ca­mino

El Papa Fran­cis­co ha nom­bra­do Obis­po de la Dió­ce­sis de San Juan de la Ma­gua­na al pa­dre To­más Ale­jo Con­cep­ción, quien a la hora de su de­sig­na­ción se desem­pe­ña­ba como pá­rro­co en Nues­tra Se­ño­ra Fá­ti­ma, de Bo­nao.Sus­ti­tu­ye a Mon­se­ñor José Do­lo­res Gru­llón Es­tre­lla, quien por más de 25 años fue el pas­tor de esa Igle­sia lo­cal don­de dejó un tra­ba­jo te­so­ne­ro y fe­cun­do en bien de las co­mu­ni­da­des de esa re­gión su­re­ña.

Le toca aho­ra al nue­vo Obis­po con­ti­nuar esta obra del pue­blo de Dios. Con­ta­rá con el apo­yo del Se­ñor que le ha en­co­men­da­do esta nue­va mi­sión, y con las ma­nos so­li­da­rias del cle­ro, re­li­gio­sos, re­li­gio­sas y un lai­ca­do com­pro­me­ti­do, cons­cien­te cada vez más de su pa­pel esen­cial en la cons­truc­ción del Reino.Le desea­mos éxi­tos a Mon­se­ñor To­más Ale­jo.

Es­pe­ra­mos que así como en el Ci­bao supo co­se­char el ca­ri­ño y apre­cio de la gen­te, tam­bién en el Sur le su­ce­da igual. Una mues­tra de su tra­to afa­ble ha­cia los de­más lo com­pro­ba­mos en la ce­le­bra­ción del 25 aniver­sa­rio de su or­de­na­ción sa­cer­do­tal, en agos­to de 2018, cuan­do a la misa de ac­ción de gra­cias ce­le­bra­da en Bo­nao, le acom­pa­ña­ron sie­te obis­pos, cien­to diez sa­cer­do­tes, ochen­ta re­li­gio­sas y 30 diá­co­nos per­ma­nen­tes.

Fe­li­ci­ta­cio­nes, es­ti­ma­do her­mano, por tu vo­ca­ción de ser­vi­cio y gra­cias por ser el pro­mo­tor nú­me­ro uno a ni­vel na­cio­nal de nues­tro pe­rió­di­co CA­MINO. José y To­más, da­mos gra­cias a Dios por us­te­des.Cui­da­do con la pre­sió­nEl Go­bierno ha pro­lon­ga­do el to­que de que­da por 20 días más.

La me­di­da bus­ca de­te­ner el nú­me­ro de per­so­nas con­ta­gia­das a cau­sa del CO­VID-19. La de­ci­sión es sa­lu­da­ble por­que de­be­mos evi­tar lle­gar a la si­tua­ción de con­fi­na­mien­to to­tal a la que ya al­gu­nas na­cio­nes eu­ro­peas es­tán lle­gan­do, de­bi­do a que re­la­ja­ron las res­tric­cio­nes sa­ni­ta­rias de pre­ven­ción y en al­gu­nos ca­sos pen­sa­ron que la pan­de­mia ha­bía pa­sa­do.

Aquí en nues­tro país es ne­ce­sa­rio que las au­to­ri­da­des den prio­ri­dad a la sa­lud de la po­bla­ción por en­ci­ma de los in­tere­ses eco­nó­mi­cos, y so­bre todo en esta épo­ca del año don­de co­mien­zas a so­plar ai­res na­vi­de­ños. Sa­be­mos de la pre­sión que es­tán ejer­cien­do al­gu­nos sec­to­res para que en di­ciem­bre se dis­mi­nu­yan las ho­ras del to­que de que­da.

Es­te­mos cla­ros, si aho­ra la in­dis­ci­pli­na de am­plios sec­to­res de la so­cie­dad fren­te al to­que de que­da, uso de mas­ca­ri­llas y el dis­tan­cia­mien­to fí­si­co está lle­gan­do a ni­ve­les de li­ber­ti­na­je, ¿qué será cuán­do en Na­vi­dad se eche la puer­ta por la ven­ta­na, con gen­te en jol­go­rio y un ba­ca­nal per­ma­nen­te? El des­con­trol so­cial se­ría una ca­tás­tro­fe y las con­se­cuen­cias de con­ta­gios y muer­tes, las va­mos a la­men­tar.

Su­ge­ri­mos al Go­bierno es­cu­char las vo­ces sen­sa­tas y pru­den­tes para res­pon­der a la al­tu­ra que de­man­dan las cir­cuns­tan­cias, fren­te a la reali­dad que nos ha traí­do el CO­VI­D19.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba