Editorial

Kobe Bryant

La muerte de Kobe Bryant ha conmovido el mundo deportivo, artístico, social y político. Su impacto ha sido universal, porque su extraordinaria carrera fue igualmente universal.

Kobe además de baloncestista fue un buen ciudadano. Un hombre sensible con el arte y los problemas sociales. Fue y será un inspirador y referente para la buena conducta de los atletas.

Ha dejado este mundo a los 41 años, con una de sus hijas y otras siete personas que lo acompañaban en una misión educativa, pero nos deja una historia genial con Los Ángeles Lakers en la NBA, entre el 1996 y el 2016. Era hijo del exjugador de la NBA Joe Bryant.

La muerte de este hombre estadounidense, pero que adquirió ciudadanía global, es muy dolorosa.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba