Editorial

La ADP, ese problema

La Asociación Dominicana de Profesores se equivoca, otra vez, al boicotear el regreso presencial a las aulas.

Durante esta larga pandemia el sindicato de profesores ha demostrado tener muy pocas iniciativas constructivas para superar las lagunas de aprendizaje que se arrastraban desde antes y que se agravaron con el cierre de las escuelas.

Ahora, cuando se ha demostrado que la variante es más contagiosa pero menos peligrosa; cuando se sabe que las escuelas son los espacios más seguros para los niños más vulnerables y cuando se ha constatado que la apertura de las escuelas no incidió en un aumento de los contagios, el sindicato vuelve a boicotear la frágil educación dominicana, a la que tanto se ha apostado.

Dos cursos han pasado ya los alumnos con una educación disminuida y unos resultados académicos muy cuestionados.  Ahora, cuando acaban de llegar los libros a las escuelas, la ADP boicotea el curso.

Los problemas de la educación dominicana son muchos y están muy diagnosticados. Pero quizá es hora de plantear muy seriamente incluir en esa lista a la ADP.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba