Sociales

La Cervecería y su llamado a la unidad en Acroarte

Un grupo de artistas, principalmente merengueros, hicieron público esta semana una posición que desde principios de enero se escucha a todas voces de manera soterrada: que se celebren Premio Soberano.

Conscientes de que esta es la ventana al mundo en la principal celebración artística en República Dominicana y otros mercados del continente, todos en el país conocen y valoran el aporte de la Asociación de Cronistas de Arte (Acroarte) y a su vez esta nueva Cervecería que desde hace unos años se resiste a entender el verdadero sabor y significado de estos galardones, instaurados en el 1985.

La actual gestión en Acroarte que encabeza el periodista Alexis Beltré, viene sufriendo los embates de dos frentes que, afortunadamente y salvo Premio Soberano –hasta el momento–, ha podido llevar a cabo con éxito todos los compromisos desde que fuera juramentada por la Comisión Electoral a finales de julio del 2019.

Todo ello, porque la facción que fue espectacular y electoralmente vencida en junio del 2017 se resiste a aceptar esa primera derrota. No conformes con la amplia victoria del nuevo equipo, esa facción liderada por Fausto Polanco se resistía a sumarse a los trabajos en Acroarte y durante todo el período quiso bombardear, sin lograr el más mínimo éxito, la gestión de la presidenta Emelyn Baldera.

Su osadía fue tal, aún cuando ni siquiera fue candidato, inició un laborantismo en el que involucró a algunos miembros del Consejo de Asesores, exigiendo la celebración de nuevas elecciones al año –hay que ser osado–, como parte de su chantaje tratando de revertir el inicio de un nuevo curso institucional.

Confirmar en el 2017 la celebración de Premio Soberano fue una labor titánica, ya que CND bajo la sombrilla (y en esa ocasión con toda razón) le exigió a los directivos recién juramentados, o enmendar los errores cometidos por gestiones pasadas recientes –en lo que se refiere a los galardones–, levantar la credibilidad de los premios o sencillamente la ceremonia no se realizaría.

En medio de una negociación del contrato de Acroarte con CND y los premios aún por confirmarse, Fausto Polanco se hizo acompañar junto a otros expresidentes que insistían en una «crisis» institucional que solo tenía cabida en su cabeza, bajo la calentura de los efectos propios de una derrota electoral que no terminaba de aceptar.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba