Editorial

La covid-19 y su carga adicional

Como causa de mucho estrés que lleva personas a caer en pánico, con síntomas reales o no, y a procurar ayuda venciendo dificultades, la enfermedad covid-19 es, en adición a su poderoso efecto infeccioso, una fuente de alteraciones emocionales que han ido ganando terreno. Como tal procede que las autoridades generalicen encuentros virtuales “on line” y habiliten líneas telefónicas abundantes para el acceso rápido de la población a especialistas que disipen efectos perturbadores a causa de una amenaza real pero que primordialmente debe ser manejada con templanza y medios científicos. Con la serenidad y la presteza para las que han sido formados médicos y paramédicos.

La profusión de informaciones negativas e hiperbólicas, acompañadas de estadísticas más o menos confiables sobre riesgos para la salud y la vida por una enfermedad que la medicina tarda en controlar genera ansiedades que suman riesgos a funciones orgánicas. La gravedad colateral de este mal obliga a prestar atenciones terapéuticas personalizadas y gratuitas como aporte social a quienes tienden a somatizar quebrantos y a generar sensaciones dolorosas y reacciones emocionales negativas donde antes no las había. Algunos comportamientos neurológicos pueden agudizar dolencias crónicas o preexistentes y hacer más difícil superar la covid-19. Es preciso crear un área para atenciones de este tipo en el marco de la grave crisis sanitaria.

El dilema de lo esencial o no

Los suministros para consumos de primera necesidad vistos como esenciales, podrían faltarle al público si para su confección dependen a su vez de materias primas e insumos que no pudieran obtenerse, por restricción de operaciones. El encadenamiento productivo necesita continuidad de eslabones. Vendría el acabose si desaparecieran existencias de algunos materiales no prioritarios en sí mismo, pero imprescindibles para la terminación de artículos de primer orden para la existencia humana y la salud. Las autoridades deben estar alertas para que bajo el mismo criterio de que algunas cosas no deben faltar a causa de restricciones cuarentenarias, procedan a emitir autorizaciones para algunos procesos de fabricación sujetos, eso sí, a protocolos de higiene que eviten contagios en locales industriales, incluyendo horarios y personal reducidos.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba