Opinión

La gran ganadora: La abstención

Josefina Almánzar

Al momento en que escribo este artículo y según los informes oficiales de la Junta Central Electoral difundidos por varios medios de comunicación el nivel de abstención electoral ha sido de un 53.4%, resultado derivado de un porcentaje de participación de un 46.6% de 3,775,587 de votos emitidos para un total de 8, 105,151 personas habilitadas.  La cifra no nos sorprende pues solamente había que echar un vistazo a la situación general del 18 de febrero en lo que respecta a la poca asistencia de las personas en los diversos recintos electorales que, sin bien es cierto, estaban arrebatados de activistas políticos, comprando votos y haciendo desorden, estaban con poca asistencia en las mesas de votación.

A pesar de la campaña que se hizo en los diferentes medios de comunicación motivando a votar y las motivaciones que cada quien hace por su lado la abstención reinó.

Muchos analistas de la materia alegan que una de las causas de la abstención es que a las elecciones municipales la ciudadanía no le presta mucha atención como lo hacen en las congresuales y mucho más en las presidenciales.  Tal parece que todavía el pueblo entiende que el Poder Ejecutivo representado en la figura presidencial tiene la varita   mágica de cambiarlo todo y cuando éste cambia todo el sistema lo hace.

De esta experiencia se puede sacar varias reflexiones, como antes dije todavía los ciudadanos y ciudadanas tenemos la creencia de que elegir al Presidente de la República es lo más importante y le restamos por falta de conciencia o de conocimiento la importancia que tiene el salir a votar para la conformación del Poder Municipal.

Otra reflexión es que, los partidos políticos van a tener que hacerse serias revisiones si es que quieren seguir subsistiendo como tales. Pues evidentemente la gente está cansada de promesas incumplidas y de este interés salvajemente comercial que ha adoptado la forma de hacerse política en la República Dominicana.

El pueblo muchas veces dice, no vale la pena, todos son iguales, hacen lo mismo, creando esto desencanto, indiferencias y apatías.

A la abstención no se le puede tratar con baños tibios ni con indiferencias hay que tratarla con alerta roja para el futuro de los demás procesos electorales.

El partido del gobierno (PRM) debe ser el primero en reflexionar y revisarse porque con todos los recursos económicos invertidos y derrochados no logró que el pueblo votara masivamente. El mapa teñido de azul no necesariamente representa la voluntad mayoritaria.

Hay que recalcar que el proceso electoral, el sistema electoral que tenemos hoy en día con toda y sus debilidades y situaciones por mejorar es un logro del pueblo que le ha costado mucho dolor y sufrimiento en diversos momentos históricos y por lo tanto ese proceso debe estar por encima del comportamiento de los partidos políticos por lo que debe ser protegido por el mismo pueblo.

Es hora no sólo de celebrar los que ganaron en este concurso sino también de reflexionar en esos comportamientos y causas externadas aquí para que en los próximos comicios electorales la cifra de la abstención no sea tan elevada como en la actual.

Hay que trabajar para mayo, porque la democracia con este elevado nivel de abstención pierde. Hasta el momento los resultados de las elecciones municipales no fueron la fiesta de la democracia, fue un disfraz donde la reina del carnaval y la gran ganadora fue la abstención. Que nos quede claro.

La autora es abogada y docente universitaria.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba