Internacionales

La historia del ex embajador de Estados Unidos que espiaba para Cuba: de qué se lo acusa y cómo fue descubierto por el FBI

Infobae tuvo acceso a un documento del Tribunal del distrito sur de Florida, en el que un agente especial norteamericano expone los cargos presentados contra Víctor Manuel Rocha y revela detalles de los encuentros que mantuvo con un espía que se hizo pasar por representante de la dictadura cubana

MIAMI.– Este lunes el Departamento de Justicia de Estados Unidos confirmó lo que se conoció a través de la prensa local el domingo: Víctor Manuel Rocha, de 73 años, ex embajador en Bolivia y Argentina y miembro del Consejo de Seguridad Nacional, fue acusado de espiar para Cuba durante 40 años.

El fiscal general Merrick Garland explicó en un comunicado que los cargos contra el diplomático “exponen una de las infiltraciones de mayor alcance y duración en el Gobierno de Estados Unidos por parte de un agente extranjero”.

Según detalló, Rocha, ciudadano estadounidense nacido de Colombia, comenzó a colaborar con el régimen de La Habana como “agente encubierto de la Dirección General de Inteligencia de Cuba” en 1981, y sus actividades de espionaje continuaron hasta la actualidad.

“Aquellos que tienen el privilegio de servir en el gobierno de los Estados Unidos reciben una enorme confianza del público al que servimos (…) Traicionar esa confianza prometiendo falsamente lealtad a los Estados Unidos mientras se sirve a una potencia extranjera es un delito que se enfrentará con toda la fuerza del Departamento de Justicia”, agregó Garland.

Infobae tuvo acceso a un documento del Tribunal del distrito sur de Florida, en el que el agente especial Michael Haley, del Buró Federal de Investigaciones (FBI), expone los cargos presentados contra el ex embajador norteamericano, y revela detalles precisos de cómo fue descubierto por la inteligencia de Estados Unidos.

Según señalan las autoridades judiciales, para desempeñar las actividades de espionaje, Rocha logró desempeñar diversos cargos en el gobierno de Estados Unidos, “en puestos que le proporcionaron acceso a información no pública, incluida información clasificada”.

“Siempre mantuvo en secreto su condición de agente cubano con el fin de protegerse a sí mismo y a otros, y permitirse la oportunidad de participar en actividades clandestinas adicionales. Proporcionó información falsa y engañosa a los Estados Unidos para mantener su misión secreta; viajó fuera de los Estados Unidos para reunirse con agentes de la inteligencia cubana; e hizo declaraciones falsas y engañosas para obtener documentos de viaje”, agrega el documento.

En 1982 se incorporó al Departamento de Estado, y ascendió como funcionario de carrera, ocupando puestos en La Habana, Buenos Aires, Ciudad de México, República Dominicana, y Washington. De 1994 a 1995, además, formó parte del Consejo de Seguridad Nacional, durante la administración de Bill Clinton.

Durante el desempeño de sus funcionarios en el Gobierno, fue sometido en repetidas ocasiones a cuestionarios, sesiones informativas de seguridad, entrevistas y otros entornos, “para afirmar que entendía y se adherirá a las leyes y reglamentos que restringen el uso y el intercambio de información no pública, incluida la información clasificada sujeta a mayores restricciones”. En cada una de esas oportunidades el acusado firmó los respectivos acuerdos de confidencialidad, y aseguró respetar la ley de Estados Unidos en el marco de sus funciones.

Casi 40 años después de su ingreso al Departamento de Estado, antes de noviembre de 2022, el FBI recibió información de que Rocha era un agente encubierto de la Dirección de Inteligencia de Cuba (DGI).Esta imagen proporcionada por el Departamento de Justicia muestra a Manuel Rocha durante una reunión con un empleado encubierto del FBI, durante uno de los encuentros que mantuvieron en Miami (Departamento de Justicia vía AP)

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba