Opinión

La magia de la lectura

“El hábito y amor a la lectura literaria forman la mejor llave que podemos entregar al niño para abrirle el mundo de la cultura universal”. (Pedro Henríquez Ureña) 

La lectura es una actividad, una operación, un proceso mental que capacita al ser humano para alcanzar diferentes metas y enfrentar muchos de los problemas que la vida le plantea.

En los tiempos modernos, la lectura ocupa un lugar de primerísima importancia. Cada vez se hace más imperiosa la necesidad de poseer una mayor información y formación cultural, esto es, de estar al día de los últimos acontecimientos acaecidos tanto en el ámbito nacional como internacional. Y eso, obviamente, solo se logra a través de la lectura.

La lectura nutre el intelecto, recrea el espíritu, activa la imaginación y orienta el rumbo que conduce a la meta deseada. Ella nos permite captar una nueva y más amplia visión del mundo y un agudo conocimiento del medio que nos rodea.

La lectura franquea el camino del arte y abre las puertas del conocimiento científico. Los grandes hombres y mujeres de la humanidad fueron antes que todo, grandes lectores.

Emmanuel Kant, por ejemplo, gracias a su constante actividad lectora, logró forjarse un dominio casi enciclopédico tanto de la filosofía como de la cultura universal sin haber salido nunca de su natal y pequeño pueblo, Konigsberg (Alemania); en tanto que de Miguel Cervantes, autor de la más grandiosa novela escrita en lengua española, «El Quijote», se afirma que leía hasta los papeles rotos que encontraba en la calle.

Es innegable la poderosa influencia que ejerce un libro en el desarrollo histórico social. “Del destino de los libros – apunta M. Ilim – depende con frecuencia el destino de las gentes, de los pueblos y hasta de los países”.

La lectura actúa como soporte teórico de la práctica profesional. Esto quiere decir que un médico, maestro, abogado, ingeniero o cualquier otro profesional que no se actualice mediante la lectura constante, está condenado a ser un profesional mediocre o atrasado académicamente.

Urge, pues, incentivar la lectura de obras literarias, tratados científicos, periódicos, revistas y todo tipo de material bibliográfico. Como reza en la muy conocida frase: » Quien no lee no tiene derecho a la palabra»

La escuela dominicana, en este sentido, está llamada a desempeñar un papel protagónico, vale decir, se hace necesario que la lectura cubra un espacio privilegiado en el trabajo escolar. Porque como bien observó don Pedro Henríquez Ureña: “El hábito y amor a la lectura literaria forman la mejor llave que podemos entregar al niño para abrirle el mundo de la cultura universal”.

Sabemos, como afirma el gran humanista dominicano, que el bajo “desarrollo de las bibliotecas públicas y de las bibliotecas escolares no permite todavía a los maestros disponer de la variedad de libros que necesitarían para revelar al niño la multitud de casos interesantes que le brinda la lectura”. Pero entendemos, no obstante, que unidos, optimistas y animados de la mejor intención es mucho lo que podemos hacer para que en República Dominicana se ensanche cada vez más el reducido círculo de lectores que hasta ahora tenemos.

Sólo así podemos ensanchar nuestro horizonte cultural. Solo así es posible evitar que los dominicanos continúen “pesando” los libros antes de leerlos. Y sólo así podemos evitar también que unas lindas jóvenes vuelvan a declarar en un concurso de belleza que América fue descubierta en 1980, que este continente fue descubierto por Juan Pablo Duarte, que a Juan Bosch se le concedió el   Premio Nobel de Literatura y que Gabriel García Márquez es uno de los más brillantes dominicanos.

dcaba5@hotmail.com

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba