Opinión

La Neo-Inhumanización

Por: Valentín Medrano Peña

Un vídeo en las redes sociales, en el, un padre afligido recibe a quien se cree es su esposa, al menos dice que es la madre de un hijo en común. El escenario es el Palacio de Justicia de Santiago, se nota porqué en una parte del vídeo se ven las enormes columnas color naranja ladrillo del vetusto edificio.

El señor estaba ahogado en llantos, al memento de la llegada apacible de la dama a su lado, quién se acercaba con la intención aparente de consolarle. Este al recibirla le lanza súbitamente la mala noticia, -“tu hijo se ahorcó”- dijo, y de inmediato la señora se suma al griterío y llena de dolor la escena.

Según el periódico digital de los chismes, el joven estaba guardando prisión y tenía fijada audiencia para el día de su deceso voluntario. La noticia, se supone llegó como causal de aplazamiento que fue comunicada al inconsolable padre.

El padre lloroso preguntaba a su hijo ya fallecido, a través de su fe en los conductos comunicacionales divino, el porqué había cometido ese hecho. Su voz era tierna, un tanto aleccionadora, triste y hasta comprensiva, como cuando siendo niño luego de una travesura nos pasan la mano por la cabeza y nos inquieren suave y tiernamente, “¿Porqué hiciste eso bebé?”.

Nadie acudió a su auxilio, no se consolaban, dejaban fluir su dolor convertido en lloro y salían del viejo edificio abriéndose pasó con bocinazos de llanto.

Al pie del digital que colgó el vídeo, los comentarios de los opinadores, la nueva clase de indolentes con licencia para todo, y entre ellos, uno muy especial escrito a modo de cuestionamiento, ¿Dónde estaban esos padres cuando el hijo delinquió? Se preguntaba.

Me atraganté, sufrí la falta de humanidad que vamos construyendo. A mi lado algunas madres que vieron el video al mismo tiempo, hicieron causa común con el lagrimeo de ojos de los dolidos padres, y pensé que eso compensaba la falta de amor con que criaron al indolente del comentario, quien no sabe que el libre albedrío y la influencia social pueden vencer al amor y al cuido.

Aún no sé porqué estaba preso el joven suicida, el tabloide no sirvió la información, pero no importando el hecho, eso no borra el sentimiento de familia, el amor de los padres, que a diferencia de la sociedad no ven un delincuente, ven un hijo, lo que siempre para ellos será a raíz de su nacimiento y aún desde antes.

Pensé en mi familia y sin querer me abordó la vieja salsa de Ruben Blades “Amor y. Control”, y sus letras dominaron mi mente y no se despidieron de mí hasta que logré mi nocturnal sueño, siendo ese día lo último que despierto pensé, esa lapidaria frase central de la canción del panameño, “familia es familia y cariño es cariño”.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba