Opinión

La otra forma en que colapsaría el Cabral y Báez

Decir primero que en este texto el Hospital Regional Universitario José María Cabral y Báez representa la institucionalidad del Estado en sentido general y que el colapso de una edificación no se da solo con el desplome inesperado de un techo o pared.

La pasada semana asistimos a un recorrido con el director de la OISOE (cosa esta que considero propagandista y por tanto absurda; pero uno va, por si se logra algo nuevo) para ver los avances de la obra que ya lleva 7 años intervenida. Y la verdad que sí, la parte que nos mostraron [área de consultas] cuenta con cualidades, al menos en la fachada, de hospitales de primer nivel. Admito que después de una tediosa espera es un aliento presenciar aquella primera parte de un espacio cargado de dignidad humana.

No obstante, surgió en mí la inquietud sobre la sostenibilidad en el tiempo de esas condiciones a partir de un plan y un equipo de mantenimiento efectivo que pueda contrarrestar los efectos de una cultura destructora por naturaleza y desconsiderada contra los bienes del Estado.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba