Nacionales

La política entre el evangelio, la acusación y los juegos de apuestas

Santo Domingo. -En medio de una campaña electoral donde algunos cristianos han salido del templo en busca de posiciones políticas; en Santo Domingo Este el pastor Dío Astacio compite por la Alcaldía de ese municipio, con el peledeista Luis Alberto Tejeda y Julio Romero de la Fuerza del Pueblo.

Con las iglesias cristianas en busca de posiciones de poder, hoy el mensaje del evangelio como guía para la reflexión y la ética, se confunde en un caravaneo de políticos seculares y profanos, con gente amantes de la adoración y otros que tienen las apuestas como negocios.

En el centro del corre corre político, está el oficialismo que invierte todo lo que puede para conseguir la victoria del pastor Astacio, quien cuenta con notable aceptación en el rebaño sagrado de sus ovejas.

El partido verde, bajo la sombra de Leonel Fernández, promueve a Julio Romero para la alcaldía de Santo Domingo Este, un candidato criticado por su pasado marcado por una acusación de violación, que sigue desafiando vientos y mareas.

En la otra esquina de un cuadrilátero electoral donde pelean tres por una sola corona; Luis Alberto, político y aguantero, encabeza la boleta municipal del Partido de la Liberación Dominicana (PLD) , avanzando con unos numeritos que según “algunas encuestas” está en primera fila para quedarse con la alcaldía de Santo Domingo Este.

El descrédito político es un fenómeno global que afecta la confianza de la ciudadanía en sus líderes y en las instituciones, y más cuando están presentes los escándalos de corrupción, sin propuestas claras y discursos edificados sobre la base de la crisis de sus municipios. En ese contexto, los munícipes de Santo Domingo Este deberán elegir en menos de siete días quien será su próximo alcalde, sin importan como algunos lean la Biblia: Al derecho o al revés

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba