Opinión

La tumba del papa, adviento y navidad

Fausto García

“El hombre que oculta su pasado se niega a sí mismo”. (Fausto García)

 

Estando en adviento y cercana la navidad, aprovecho el comentario del padre Santiago Martín de los Franciscanos de María, (santiago@frmaria.org) sobre la actualidad comentada y el mensaje a los catequistas para esta semana y la pasada, para compartir con ustedes lo que sigue, con la esperanza de que podamos adentrarnos en ese espíritu del Adviento y de la Navidad que se aproxima, para seguir haciendo de nosotros vidas mejores para Dios, nosotros mismos y los demás, amando y sirviendo como Jesús lo hizo por la raza caída.

El Adviento y la ya inmediata Navidad ha traído una tregua a las noticias alarmantes que nos hablan de la crisis de la Iglesia. Los alemanes y sus amigos están callados, quizá preparándose para cuando acaben las fiestas. Lo más destacable es la salud del Papa. Aunque cumplirá el domingo 87 años -felicidades Santo Padre y cuente con nuestra oración- y aunque los rumores sobre su mala salud no cesan, sigue llevando adelante su agenda, reducida pero aun así intensa. Sobre todo, intensa en lo que se refiere a entrevistas, como la que ha dado esta semana y en la que ha anunciado que ya está todo previsto e incluso preparado para cuando se muera. No quiere ser enterrado en el Vaticano, como sus inmediatos predecesores, sino en la basílica de Santa María la Mayor, junto al icono de la Virgen tan amado por él, el de “Salus populi romani”.

Durante esta semana ha habido más cosas, algunas lamentables -como el anuncio de la aprobación del aborto en Polonia por el nuevo gobierno- y otras que nos llenan de alegría -como que se hallan batido las marcas de asistencia de fieles a la basílica de Guadalupe, en México-. Es necesario recordar, además, que el Papa ha concedido la indulgencia plenaria a los que recen ante un belén que esté instalado en una iglesia franciscana, entre el 8 de diciembre y el 2 de febrero, con motivo de cumplirse el octavo centenario de la creación del primer belén por San Francisco de Asís en la localidad italiana de Greccio. Los franciscanos han mantenido esa tradición durante ochocientos años y muchos de los belenes que hay en sus templos son bellísimas obras de arte.

Ahora lo importante es recordar que estamos terminando el Adviento, pues este año es muy corto, y que debemos intensificar nuestra preparación para acoger al que viene a traernos la salvación, para esta vida y para la vida eterna. El verdadero y quizá el único problema de la Iglesia es la falta de espiritualidad, la pérdida del sentido sobrenatural de la existencia. La Navidad hace que Dios entre en nuestras vidas y, aunque los motivos religiosos estén ausentes muchas veces en luces que embellecen las calles, la presencia del Niño Dios y de su Santa Madre sigue estando en la memoria y en el corazón de la mayoría, incluso de aquellos que ya no van a misa y que se consideran a sí mismos ateos. Es el milagro de la Navidad: Dios vuelve a hacerse presente a los hombres para darles un beso de amor inocente y puro con los labios de un niño, para invitar a los que están lejos a volver a casa y para decir a todos los que están cansados y agobiados que Él ha venido para aliviarles y que les está esperando.

Queridos catequistas, la alegría de la Navidad está llamando ya a nuestras puertas y nos queda sólo esta semana para terminar de preparar bien la casa, a fin de que pueda acoger dignamente al Hijo de Dios. Recordad lo que os pedí al inicio del Adviento. Es necesario hacer tres cosas y ya queda menos tiempo para hacerlas: una buena confesión, oración de contemplación viendo con los ojos del alma lo que ocurrió en Belén para darnos cuenta de lo mucho que nos amó Dios enviando a su Hijo Único para ser nuestro salvador, y estar al lado de los que sufren para ayudarles según nuestras posibilidades, pues en ellos está presente Cristo. Confesión, oración y caridad. Estas son las tres armas poderosas con las que debemos preparar la venida del Redentor, a nuestra alma, a nuestra familia y al mundo. faustogarcia2003@yahoo.com

 

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba