Salud

La vacuna de Pfizer: Albert Bourla, el veterinario griego que podría conseguirla antes de Navidad

Actualmente, cerca de 30 compañías farmacéuticas se encuentran realizando ensayos clínicos para obtener la vacuna contra el Covid. Sin embargo, solo dos empresas llevan la delantera: la británica AstraZeneca, que tiene la licencia para la vacuna de la Universidad de Oxford, y la estadounidense Pfizer -que trabaja en alianza con la compañía alemana de biotecnología BioNTech-. De acuerdo con los directivos de las empresas, sus vacunas estarían listas antes de fin de año. No obstante, es probable que Pfizer gane esta carrera y con un pequeño margen de tiempo. Es más, el pasado martes, Pfizer anunció que espera distribuir la vacuna antes de Navidad.

Pese a ello, las noticias sobre los avances de Pfizer no han estado exentos de polémica, debido a que EEUU aceptó que la farmacéutica, dentro de sus voluntarios, probara su vacuna en niños de 12 años, con el fin comprobar su eficacia. “Un equipo del Hospital de Niños de Cincinnati terminó de vacunar a 100 niños la semana pasada. La mitad de los voluntarios en esta tercera y última fase de la vacuna de Pfizer están recibiendo un placebo o inyección ficticia”, informó CNN, el 26 de octubre. ¿Y que podría significar esto? Que en menos de 15 días, Pfeizer podría saber a ciencia cierta si su vacuna funciona y, sobre todo, si es segura. Ese es, al menos, el compromiso de Albert Bourla (58), el CEO de la compañía.

El griego Albert Bourla es el hombre del momento, lleva 27 años en Pfizer y hoy es considerado una eminencia en el área de las vacunas. Aunque -según sus propias declaraciones- “nunca nadie lo preparó para este momento”. Bourla nació en Salónica en 1962, en una familia de clase media, parte de una comunicad judía, que se dedicaba a la venta de licores. Pero Albert no estaba interesado en el mismo negocio: a él le gustaba tocar guitarra, cantar y cuidar de los animales. Es por eso que, al cumplir la mayoría de edad, entró a la escuela Veterinaria de la Universidad Aristóteles, para luego especializarse en medicina reproductiva.

En 1993 fue contratado por el departamento de Salud Animal de Pfizer y desde entonces su carrera administrativa despegó con fuerza. En primer lugar, Bourla fue director técnico del área animal y luego fue derivado a la división de medicamentos humanos, como presidente. Desde esa posición, dirigió el desarrollo y la implementación de estrategias asociadas con la cartera de medicamentos no patentados de Pfizer. Más tarde, el veterinario llegó a la presidencia de la unidad de negocios y se transformó en el responsable de algunos departamentos como atención médica al consumidor, medicina interna, vacunas e inmunología. De acuerdo con la web griega The Doctor, allí también creó un proyecto llamado “Impacto en la salud y el paciente”.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba