Editorial

Las nuevas tareas

Vivimos en tiempos en que nadie es una isla. Todos estamos sometidos a un bombardeo incesante de nuevas culturas, de nuevos modos de vivir y, por supuesto de aberraciones que, si no son nuevas, con el apoyo de los recursos que aporta lo digital pueden ser exponenciadas al mundo entero.

Ya el chisme del barrio, o la necedad de los muchachos, puede tener carácter universal si en un vídeo filmado por cualquiera se hace viral.

Los muchachos siempre serán muchachos. La diferencia es que ahora tienen nuevas armas y la sociedad y la familia siguen manejando las situaciones con los métodos y formaciones del pasado.

Lo que a veces no entendemos es que son las mismas travesuras del pasado multiplicadas por los medios. Por tanto, la preocupación no debe ser esa, sino ¿cómo enfrentamos el nuevo impacto que tienen los medios de comunicación, la transculturación y la capacidad de hacer universal un hecho aislado? ¿Cómo resolvemos la falta de familias estables?

Todos tenemos que trabajar en los nuevos valores y en apoyar a tantos jóvenes sin norte. Esa es la tarea.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba