Editorial

Legislatura extraordinaria

Al terminar el periodo legislativo ordinario el Presidente Medina dentro de sus facultades constitucionales, ha convocado a las cámaras que conforman el Congreso para una legislatura extraordinaria para que se conozcan ciertos proyectos en trámite.

Entre esos proyectos se destacan la Ley de alianzas público-privadas; Ley sobre pago de moras al Sistema de la Seguridad Social; Proyecto sobre garantías inmobiliarias; Ley sobre extinción de dominio; y ley de comercio marítimo, entre otros. Se trata de proyectos importantes para el país que esperan la agilización del trabajo de los legisladores, de manera que se estudien y se aprueben de manera que se fortalezca la institucionalidad del Estado y del estado de derechos.

Llama la atención la poca prioridad que le merecen al Ejecutivo otros proyectos de alta importancia para el mejor ordenamiento y organización del Estado y la nación, como son, solo para mencionar dos: la Ley de Ordenamiento Territorial; y la Ley de Agua que determinara un mejor manejo de los recursos hídricos que preserven los recursos naturales y el medio ambiente.

Estos últimos son proyectos que se han concebido desde hace años, pero los conflictos de intereses, sobre todo dentro de las propias instituciones del Estado, han impedido su conocimiento y sanción positiva. Sin embargo, son proyectos fundamentales que orientarán al Ejecutivo en el buen uso de la tierra como recurso para el desarrollo, así como en el buen uso de los recursos hidrológicos y en el manejo de las cuencas hidrográficas.

Lamentablemente esos proyectos vitales no se asocian a la consecución del voto y a las preferencias electorales. Por esa razón son descartados o relegados a un tercer plano, perdiéndose el país las posibilidades de que el Estado oriente con mayor racionalidad y eficiencia el aprovechamiento de los recursos del país.

¡Hay que legislar, pues, dentro de la estrategia nacional de desarrollo!

China y el Puerto de Manzanillo

El Embajador de la República Popular de China en el país, ha ofrecido unas declaraciones de motivación para que el Gobierno dominicano tome la iniciativa de llamar a un concurso para la construcción del Puerto de Manzanillo, donde se cumplan las reglas y se den todas las garantías de mercado para los países y empresas que quieran participar en dicho proyecto.

De acuerdo al embajador chino se trata de un proyecto relativamente pequeño y fácil de ejecutar, en comparación con proyectos similares que se han construido en su país. Manzanillo pudiera aprovechar la línea de crédito por unos US$ 600 millones aprobada por China.

Esta buena disposición del gobierno chino debería ser aprovechada por el gobierno dominicano para impulsar un proyecto tan importante como lo es el Puerto de Manzanillo, el cual no solo debe concebirse como Puerto, sino como un espacio para el desarrollo de otras inversiones, como zona franca y otras infraestructuras, para impulsar un polo de desarrollo que conecte al país a los grandes mercados de los EEUU y Europa.

Naturalmente el gobierno deberá tomar en cuenta los intereses locales, nacionales y de los propios EE.UU, a los cuales se le debe abrir la posibilidad de su integración y participación en el proyecto.

¡Qué decida en esa dirección! 

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba