Opinión

Leonel le negó tozudamente el 4% a la educación

Por: Rafael A. Escotto

La República Dominicana se encuentra metida en una hondonada profunda donde van a caer las sociedades que pierden su memoria. Cuando los ciudadanos descienden tan estrepitosamente a esas profundidades donde posiblemente no hay retorno, no hay nada que valga para sacar el pais del hoyo donde la mezquindad politica de un gobernante que se hace llamar instruido le niega con tamaño desparpajo la oportunidad de una educación a su pueblo.

¿Cómo lo hace? Atreviendose a decir, sin siquiera conmoverse, «que se crea -refiriéndose al pueblo -que el problema de la educación es el 4% de PIB, porque se reduce un debate tan rico a un problema de dinero».
Y, de manera sorprendente para una nación que anhelaba en ese momento salir del estancamiento que crea la falta de educación, el preidente Leonel Fernández Reyna dijo en Santiago, sin la más minima verguernza, «no se puede hacer nada sin dinero…en educación el dinero no lo es todo.»

¿Qué queria transmitirle el presidente Fernández a los jovenes estudiantes, a los maestros, padres y amigos de la escuela que esperaban ansiosos un aumento del 4% para la educación? Que sus esperanzas por lograr un mayor presupuesto educativo, tan solo era una ilusión de los profesores y estudiantes, «que no hay garantias de que un mayor volúmen de inversion mejore el desempeño eductivo en un pais». Eso fue lo que dijo y eso es lo que piensa.

Oir a un presidente decir públicamente en el 2010, un desatino de esa naturaleza y embergadura social, era como para que se produjera en el seno de la sociedad una revolución que removiera la consciencia nacional educativa.

Y en lo que podreia considerarse un acto de suprema demagogia politica que rivalizaba con el padre del cinismo, Diogenes de Sinope, Leonel Fernández se atrevió a decir: «Yo diría, ojalá no tuviéramos un 4%, sino un 8% del PIB para la educación, pero este tema no se trata del volumen de inversión sino de la calidad de la inversión».

Un gobernante cuyo ascenso a la vida pública se ha debido, en mayor medida, a su educación, en otro ejercicio de impudencia, en un afan de exhibición de cátedra doctrinaria, dice: «en materia de educación lo primero que debe enfocarse es la filosofía educativa que se va a aplicar, pero que en el caso dominicano no existe una filosofía educativa que defina los contenidos curriculares».

Para negarle el 4% a la educación Fernández Reyna recurre sin titubeos a la escuela cinica formada por discipulos de Socrates y saca de la manga otra jugada hipócrita: «Yo pido enriquecer el debate, no festinarlo como un problema solo de dinero, la educación es un tema demasiado importante para que solo pueda ser resuelto con una discusión sobre dinero.»

Para este presumido trapecista de la politica caribeña, ningún acto circense parece ser dificil. sin siquiera colocarse una máscara en el rostro que le cubra un poco el descaro y faltándole el respeto a los grandes educatores de la escuela dominicana, como Eugenio Maria de Hostos, Pedro Henriquez Ureña y Max Henriquez Ureña, entre otras luminarias de nuestro sistema educativo, manifestó, refiriéndose a la polémica presupuestaria:

«Este tema me parece un falso debate, en términos propagandístico me parece bien, me parece hasta inteligente de quienes reclaman el 4% pero es un falso debate.

La peor de todas estas evasivas habilidosas con las cuales el jefe de estado pretende utilizar para negarse a otorgar un aumento en el presupuesto educativo, es enfatizar que «en términos propagandístico» el tema del 4% le parece bien. El presidente irreverentemente calificó el debate del 4% a un simple ejercicio de agitación politica y no a una lucha razonable por parte de la Asociacion Dominicana de Profesores (ADP), que busca fortalecer el sistema de educación pública.

Despues de oir cual es y ha sido la posición del presidente Fernández frente a los reclamos de la comunidad educativa nacional, tenemos que asistir penosamente a escuchar nueve años después a un exdecano universitario, olvidando los sufrimientos que tuvieron que vivir los estudiantes y profesores porque Leonel de otorgara un 4% a la educacion, decir que reconocen:

…«en Fernández, además de sus condiciones como estadista, su compromiso con la educación, imprimiéndole a la misma en sus diferentes gestiones como presidente sustanciales aportes, en especial a la educación superior, la ciencia y la tecnología.»

Esta declaración tan aberrante corresponderia haberla expresado en un mundo de tarados mentales con dificultades para discernir sobre cuales han sido las verdaderas causas por la que nuestros jovenes estudiantes y profesores sean hoy incapaces de competir ventajosamente en certamenes educativos a nivel internacional.

Esas deficiencias se debe, fundamentalmente, no a otra cosa, sino a los pretextos despreciables de gobernantes como Leonel Fernández, negandole reiterativamente un mayor presupuesto al sistema educativo nacional.

Hoy, próximo a un nuevo certamen electoral en el que el expresidente Fernández Reyna intenta volver al poder para hacer lo mismo a lo que esta acostumbrado, busca que los padres y amigos de la escuela, la ADP y los estudiantes del pais olviden aquella batalla de las sombrillas amarillas por el 4% a la educación. En Leonel se aplica el refran del perro huevero.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba