Belleza

Limpiador facial casero de avena, miel de abeja y lavanda

Un limpiador facial casero y sencillo
Para elaborar nuestro limpiador facial casero necesitaremos tres ingredientes económicos y fáciles de conseguir, y con unas propiedades extraordinarias.
Avena
La avena es un alimento muy saludable y un ingrediente muy efectivo en nuestras recetas de cosmética casera, gracias a todos sus nutrientes. Es rica en vitaminas del grupo B y E, y minerales como el zinc y el magnesio.

La avena contiene lípidos que protegen y nutren la piel en profundidad, dejándola suave y aterciopelada, hidratada, pero sin brillos.
También regula el exceso de grasa, si fuera necesario, sin dejar ninguna zona del cutis demasiado seca. Esto es ideal para pieles mixtas o grasas.
Elimina las impurezas gracias al salvado y su textura granulada.

Miel de abeja
La miel de abeja, un alimento ancestral de propiedades medicinales asombrosas, es también un remedio muy adecuado para muchos problemas de la piel.

Gracias a su contenido en enzimas, la miel de abeja es un ingrediente muy limpiador. De hecho, muchos jabones la incluyen entre sus ingredientes.
La miel contiene fructosa, glucosa y otros nutrientes que, al aplicarlos sobre la piel, la exfolian de una manera suave pero profunda.
Su contenido de vitaminas y minerales aporta a nuestro cutis hidratación, elasticidad y protección.
La miel es un antibiótico natural que combate el acné y todo tipo de infecciones en la piel.
Previene la aparición de arrugas, así como las manchas y las cicatrices.

Lavanda
Las flores de lavanda, vistosas y aromáticas, son el tercer ingrediente perfecto para nuestro limpiador facial.

Tiene propiedades regeneradoras, es decir, que potencia la regeneración celular de la piel para prevenir arrugas, minimizar cicatrices, etc.
Sus propiedades antisépticas y antiinflamatorias combaten el acné, la dermatitis y cualquier tipo de infección.
Es muy relajante, lo cual es beneficioso para los trastornos nerviosos que afectan a la piel y para la salud en general.

Podemos potenciar los efectos de la lavanda añadiendo unas gotas de su aceite esencial a este limpiador.

¿Cómo preparar nuestro limpiador facial casero?
Ingredientes
5 cucharadas de copos de avena (50 g)
2 cucharadas de miel de abeja (50 g)
Un puñado de flores de lavanda
5 cucharadas de agua (50 ml)
5 gotas de aceite esencial de lavanda (opcional)

Preparación
Calentaremos el agua hasta que dé el primer hervor y apagaremos el fuego.
En un bol pondremos la avena, la miel y las flores de lavanda. Añadiremos el agua caliente y mezclaremos bien.
Podemos usar un tenedor para conseguir una textura más o menos homogénea e incluso machacar un poco la avena.
El preparado debería quedar como una pasta, no demasiado líquido.
Añadiremos, si lo deseamos, el aceite esencial de lavanda.
Una vez frío, conservaremos este limpiador facial en un frasco en la nevera, y lo usaremos en una semana.

Lo podemos usar por la mañana y por la noche, en la piel de la cara e incluso en el cuerpo.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba