Turismo

Litigio de Hidalgo con sus socios frena el Centro de Convenciones

El litigio que mantienen los socios propietarios del hotel Hispaniola es la clave del retraso del inicio de la obra del Centro de Convenciones que proyecta el Gobierno de Abinader en el lugar donde está situado dicho hotel. El conflicto lo mantienen los herederos del inversor español Carlos Sánchez y el presidente de GlobaliaJuan José Hidalgo. Hay varios millones de dólares en juego.

En la rueda de prensa sobre Fitur le preguntaron al ministro de Turismo por la puesta en marcha del anunciado Centro de Convenciones. David Collado resaltó que el problema radica en un enfrentamiento entre los propietarios del antiguo hotel Hispaniola, con los que el Gobierno había llegado a un acuerdo para su compra, tal como recogió en su día la prensa. Pero este acuerdo no se ha concretado por diferencias económicas entre los dueños del mencionado hotel.

La sociedad propietaria del Hispaniola se llama Palmeras Comerciales y la componen como accionistas mayoritarios el presidente de Globalia y los herederos del fallecido inversor Carlos Sánchez. Hidalgo reclama a la familia de Sánchez una cantidad de dinero que no están dispuestos a abonar y que podría rondar los 5 millones de dólares. Juan José Hidalgo y Carlos Sánchez fueron amigos y socios de Miguel Vargas.

Las obras del Centro de Convenciones de Santo Domingo tenían que haber comenzado hace meses, tal como anunció el ministro Collado al término de Fitur 2023. Pero el escollo entre los socios de la propiedad del Hispaniola ha demorado dichas obras. En la rueda de prensa de Fitur de este año, el responsable de Mitur no mencionó a Hidalgo como uno de los litigantes cuando fue preguntado por los periodistas. El Gobierno dominicano ejercerá todo su poder para que la operación se lleve a cabo.

El empresario Carlos Sánchez realizó varias inversiones en el país además del hotel Hispaniola, entre ellas un complejo frustrado en Cabeza de Toro. Compartió avión privado con Miguel Vargas Maldonado y el creador de Bahía Príncipe, Pablo Piñero. De los tres socios sólo queda vivo el líder del PRD y ex secretario de Estado de Obras Públicas. Sánchez y Piñero se pelaron antes de que ambos fallecieran.

Vargas Maldonado fue aún más amigo de Carlos Sánchez que de Hidalgo. Éste frecuentaba con asiduidad a Felucho Jiménez a pesar de que el ex ministro de Turismo (entonces secretario de Estado) mantuvo una lucha “a muerte” y durante años con casi todo el sector turístico: los inversores españoles, los Rainieri y Papo Blanco.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba