Editorial

Llamado de los obispos

La celebración del Día de La Altagracia sirvió de escenario para que los obispos de Santiago y de Higüey, en sus homilías hicieran un llamado para que en las próximas elecciones la población haga un voto de conciencia y que “a ningún dominicano se le ocurra vender su voto, mucho menos que haya uno que se atreva a proponerle negocio para comprarlo”, expresó el obispo Nicanor Peña de Higüey.

Por su parte el arzobispo de Santiago, monseñor Freddy Bretón, en sintonía con el obispo de Higüey, pidió al pueblo dominicano “dar como regalo a la Virgen de la Altagracia, una muestra de madurez y respeto a la dignidad humana”, en las próximas elecciones “para que no vendan su voto y ejerzan su derecho, en favor de quien represente los mejores intereses”.

El planteamiento de ambos religiosos, coincide con otros similares que han formulado las instituciones de la Sociedad Civil y de la Comunidad Internacional, las cuales formulan votos porque en nuestro país se celebren elecciones limpias y transparentes, en las que se exprese con libertad la voluntad popular, para que surjan gobernantes legítimos y confiables que respondan a los mejores intereses, tal como lo plantean los prelados.

Todos estos buenos deseos vienen definiendo un amplio consenso que ha de disipar los temores que ciertos sectores políticos albergan sobre las próximas elecciones por efecto de una situación de confrontación y crispación entre algunas de las fuerzas políticas que compiten por el poder, así como por las viejas prácticas fácticas y autoritarias, violatorias del Marco Jurídico de la nación, y que han favorecido las acciones delictivas que se materializan con la comisión de acciones fraudulentas.

El consenso contra esas prácticas antidemocráticas, herencia de la vieja tiranía y de su aun vigente modelo caudillista de ejercicio del poder, viene ampliándose cada vez más y al mismo se integran las voces de los sectores empresariales, institucionales y profesionales, los cuales propician el debate de las ideas y los planteamientos programáticos, enmarcados en los recursos de la institucionalidad democrática, tal como lo hacen FINJUS, Participación Ciudadana y la Asociación Nacional de Jóvenes Empresarios (ANJE).

Los planteamientos de los obispos altagracianos se unen a ese espíritu democrático y colectivo que enarbola el consenso y el comportamiento civilista e institucional, para que la lucha electoral se enmarque en las leyes y los procedimientos que van estableciendo y acordando los máximos órganos electorales rectores del proceso.

¡Apoyemos, pues, ese gran consenso contra los delitos electorales!

Juicio político a Trump

El juicio político ha sido un recurso relativamente poco utilizado en el quehacer político. En los EE.UU no pasan de tres los presidentes sometidos a ese procedimiento institucional.

En América Latina y en especial en esta fase donde se lucha contra los modelos de gobiernos del llamado “socialismo del siglo XXI”, se viene recurriendo al juicio político contra los presidentes y a la judicialización de la Justicia.

En los EE.UU se ha recurrido al juicio político contra Trump, estrategia que luce un recurso para dirimir la lucha interna entre Republicanos y Demócratas, y de la cual Trump podría salir airoso y lograr su reelección.

¡Tomemos nota de ese proceso en el país del Norte!

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba