Opinión

Lo que están por darle

Rafael Grullon

Por causa del Coronavirus, España acaba de suspender las corridas de toros, acontecimiento que no se había repetido en décadas, y que los únicos que no están nostálgicos, sino celebrando la frustración de la tradicional fiesta, son las organizaciones protectoras de los animales, ya que el espectáculo deja una estela de muertes de la especie.

A pesar de ser dramáticas, las corridas de toros no son una película, pero tienen algo en común con ellas, y es la de tener un autor detrás. Se dice que las corridas de toros fueron popularizadas por Ernest Hemingway tras haber escrito la obra “Muerte en la Tarde”.

Las películas Titanic y El Padrino son en el cine como la Biblia. Cada generación las ve como si fueran estrenos y los viejos vuelven a verlas, olvidando las veces que lo han hecho.

Hay una estrella del mundo del espectáculo que dice que no le importa ya el tamaño de las pantallas, ya que se ha acostumbrado a verse en los celulares inteligentes, pero el cine, ahora en Netflix, está en sus mejores momentos.

Detrás de las mejores películas hay un autor. Así como la popularidad de las corridas de toros se debe a Ernest Hemingway, la película El Padrino se debe a la novela del mismo nombre escrita por Mario Puzo, obra que lo ha inmortalizado.

Según un jefe de la mafia el hombre no agradece lo que le han dado, sino lo que están por darle

Lo que no sabíamos era, que Mario Puzo escribió la novela, también sobre La Mafia, titulada Omertá. Nos topamos con ella un día en la casa de un sobrino en uno de los condados de ciudad de Nueva York y comenzamos a leerla.
Más en Portada

La lectura la terminamos en el vuelo de regreso a Santo Domingo. El pasaje que nos quedó para siempre en la memoria lo leísmo en el asiento del avión.

El protagonista de la novela, el jefe de La Mafia, antes de morir envió a llamar a su colaborador más cercano y leal para hacerle una encomienda. “Voy a dejarle un dinero a un familiar, pero no se lo entregue todo junto, sino por parte”, le ordenó.

El colaborador asombrado, le inquirió “Por qué no se lo damos de una vez”, y el jefe de la Mafia en su última le contestó: “El hombre no agradece lo que le han dado, sino lo que están por darle”.

Rafael Grullón

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar