Editorial

Los debates y las presencias y ausencias de candidatos

La Cámara Americana de Comercio ya llevó a cabo los encuentros con los candidatos presidenciales Leonel Fernández, de Fuerza del Pueblo y el Partido Reformista Social Cristiano, y Luis Abinader, de un bloque de partidos opositores encabezados por el Partido Revolucionario Moderno.

Aunque aún no está definitivamente cerrado el ciclo de conferencias, al parecer el candidato del Partido de la Liberación Dominicana y aliados, Gonzalo Castillo, no comparecerá en ese escenario empresarial y diplomático. Se ha manejado la versión de que el señor Gonzalo Castillo habría designado a Francisco Javier García, actual ministro de Turismo, para representarlo en ese encuentro, pero que tal propuesta fue rechazada por la presidencia y la vicepresidencia ejecutiva de la Cámara Americana de Comercio.

Es entendible ese rechazo. En las elecciones de 1994 la AMCHAMDR rechazó al candidato vicepresidencial del PLD, doctor Leonel Fernández. La campaña peledeísta había pedido que se aceptara al candidato vicepresidencial porque el candidato presidencial, Juan Bosch, no se encontraba en condiciones para asistir.

La AMCHAMDR ha sido siempre muy exclusiva, y otorga la oportunidad de participar a los candidatos que son postulados por partidos políticos que han obtenido más del 5 por ciento de los votos del nivel presidencial en la última elección. Es una pena que sólo dos candidatos hayan sido los expositores, y que personalidades como Guillermo Moreno, que se ha postulado en cuatro ocasiones, y que todo el mundo conoce de sus dotes y la calidad de sus exposiciones y posturas, no haya sido considerado, aunque sea postulado por fuerzas políticas que no han alcanzado el 5 por ciento de los votos.

Por otro lado, la Asociación Nacional de Jóvenes Empresarios (ANJE), que tiene más de 20 años en la promoción de los debates electorales, y que ha demostrado la calidad de sus presentaciones, también ha limitado la presentación de las propuestas presidenciales a tres candidatos: Gonzalo Castillo, Luis Abinader y Leonel Fernández, acogiéndose al criterio de que sólo tienen oportunidad para debatir los candidatos postulados por partidos que alcanzaron más del 5 por ciento en las últimas elecciones presidenciales.

Este debate deja fuera a Guillermo Moreno y a Ismael Reyes, del Partido Democrático Institucional. En ese caso habría que ofrecer datos más contundentes, pues en el debate municipal realizado por ANJE en febrero pasado, participaron 11 candidatos a alcaldes, de Santiago y el Distrito Nacional, y precisamente el candidato de Alianza País en el Distrito Nacional, Bartolomé Pujals, tuvo un excelente desempeño.

¿Cuáles razones podría tener ANJE para acoger como válido el candidato a la alcaldía del Distrito Nacional por Alianza País, y rechazar el candidato presidencial de esa misma fuerza política?

Se podría inferir que hay una tríada de candidatos presidenciales con posibilidad de alcanzar la presidencia. Pero en el más racional ejercicio democrático, como el que primó en ANJE con las elecciones municipales, habría que incluir a todos los que se postulan para la Presidencia de la República.

Es excluyente y para nada democrático que se limite el debate a solo tres candidatos presidenciales. El argumento de que pertenecen a partidos pequeños y con escasas posibilidades de triunfo no es convincente. No hay que olvidar que todos los partidos comenzaron pequeños y luego lograron crecer. Si no se les permite competir en igualdad de condiciones ¿cómo van a poder crecer y a ganarse un espacio en la competencia democrática?

Lo justo y democráticamente válido es que se le garantice a los candidatos de todos los partidos que sus ideas puedan llegar libremente al público en todos los foros y escenarios, y que sea el pueblo, en su voluntad soberana, el que decida por quién vota.

Para el debate presidencial de ANJE, los candidatos tienen hasta el viernes 29 de mayo para confirmar su presencia. Ya dijeron que irían los candidatos Luis Abinader y Leonel Fernández. Es probable que el candidato del PLD siga en silencio, sin rechazar la invitación pero tampoco confirmando la asistencia, pues parece que se trata de una decisión de su equipo campaña.

Es su derecho, y se entiende que Gonzalo Castillo asumirá las consecuencias de no comparecer a un escenario en que se está hablando de la conquista del poder y de los planes a poner en práctica en caso de llegar, precisamente con su ausencia.

No es lo mismo la ausencia voluntaria de Gonzalo Castillo en los escenarios de AMCHAMDR y ANJE, que la ausencia por omisión en la invitación de Guillermo Moreno e Ismael Reyes. Si la democracia se asume en los postulados y en los discursos, habría que asumirla en las toma de decisiones, y en las inclusiones, en vez de las exclusiones, en situaciones como las que vivimos ahora en República Dominicana.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar