Editorial

Los déficits de voluntad política

Dos metas hacia las que debe avanzar el país permanentemente son a su vez las dos caras de una misma moneda de interés nacional: instituir leyes bien fundadas constitucionalmente y dirigidas con especificidad hacia objetivos justos y en correspondencia con la realidad; y alcanzar su fiel aplicación, bajo celo cabal del Poder y por el respeto a que el civismo obliga a particulares. No existen inmanejables vacios legislativos en la República pero falta sensiblemente actualizar importantes normativas de materia penal, manejo de recursos naturales, uso de suelos, entre otras, y pactar nuevos ordenamientos fiscales y para el sector eléctrico.

Poco ha sido el esfuerzo de los liderazgos políticos por fortalecer institucionalmente el país y librar el orden jurídico de acomodaciones a conveniencias unilaterales. Ahí está como muestra la historia de los procesos electorales de la etapa democrática que solo en contadas ocasiones transcurrieron sin los traumas e incertidumbres propiciados por intentos en marcha o sospechados de manipular resultados débilmente contrarrestados orgánicamente. Ahí está la continuada modificación de las reglas del juego incluyendo el vaivén del derecho a reelegirse que niega estabilidad en términos políticos y para el desarrollo económico y social. Ahí está la pérdida de confianza ciudadana en entes partidarios, reflejada en encuestas que ya certifican una notable insatisfacción.

Más protección al sector turístico

Con toda justeza, agentes del sector turístico aspiran a que el país se valga de un mecanismo de permanencia para manejar situaciones contrarias a su buena imagen y reaccionar visiblemente y con presteza de argumentos y de actuaciones para demostrar que aquí se cumplen normas y es incesante la vigilancia protectora sobre extranjeros.

No limitarse a contratar firmas internacionales que venden ideas “maravillosas” y apliquen campañas mediáticas favorables sobre los países que originan flujos turísticos. Procede mucho más crear y hacer palpable ante el mundo la vigencia de los controles estatuidos para garantizar la integridad física y moral de visitantes. Procede hacer sentir a extranjeros radicados en la costa atlántica que la persecución al crimen es efectiva, y borrar algunas impresiones en contrario.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba