Opinión

Los huracanes

Ramón Cáceres Almonte

La parte final de todo sistema de tormenta culmina con un huracán, el cual se podría definir como un ciclón con violencia, con más ímpetus. Todo se inicia en un centro de baja presión.

El aire con mayor presión de las áreas circundantes de dicho centro, llena el área de baja presión, ya que el que había asciende, por ser caliente.  Luego, este “nuevo” aire se torna cálido y también se eleva. En la medida en que el aire cálido continúa subiendo, el aire circundante gira para ocupar su lugar. Cuando el aire cálido y húmedo se eleva y se enfría, el agua en el aire forma nubes. Todo el sistema de nubes y aire gira y crece, alimentado por el calor del océano y el agua que se evapora de la superficie.

En la medida que esta circulación se organiza con vientos, truenos y lluvias, el ciclon pasa por varias etapas o nombres: Cuando los vientos en la tormenta giratoria alcanzan 39 mph, la tormenta se denomina “tormenta tropical”. Y cuando alcanzan 74 mph, se considera oficialmente que la tormenta es un “ciclón tropical”, y así va subiendo en velocidad hasta alcanzar la categoría de  huracán. Según la velocidad hay tipo uno, dos etc., hasta el número 5, que es terrible.

El término ciclón abarca pues, todo el proceso, desde la formación de esa área de baja presión hasta llegar a huracán. Todos son ciclones, pero con diferentes nombres de acuerdo a velocidad y otros componentes. La palabra “ciclón” fue usada por primera vez por Henry Piddington-ingles/indu del siglo X1X- alrededor del año 1840. Tiene su etimología en el idioma griego.

Aparte del factor baja presión, el área del ciclón no debe estar muy cercal del Ecuador terrestre ya que el Efecto Coriolis no surtiría su influencia; y, la temperatura del mar, debe estar por encima de los 26 grados más o menos.

Una onda tropical y una vaguada, no son un ciclón pero puede dar origen a un ciclón: Una onda tropical  es un tipo de vaguada, es decir, un área alargada de relativa baja presión orientada de norte a sur.     Las ondas tropicales son transportadas hacia el oeste por los vientos alisios, que soplan paralelos a los trópicos, y pueden conducir a la formación de ciclones tropicales.

La vaguada, en meteorología, una zona alargada de baja presión atmosférica, ubicada entre dos áreas de mayor presión que provocan el ascenso de masas de aire cálido y húmedo puede dar origen a un ciclón, por último el huracán es un ciclón tropical –pero, aclaremos que con vientos menores o iguales a 62 km/h el ciclón es llamado depresión tropical. Cuando los vientos alcanzan velocidades de 63 a 117 km/h se llama tormenta tropical y, al exceder los 118 km/h, la tormenta tropical se convierte en huracán.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba