Belleza

¿Los maxipendientes han rasgado tus orejas? Aquí la solución

De todas las formas, estilos y colores, esta temporada cuelgan de nuestras orejas pendientes XXL que parece que han venido para quedarse y desterrar la máxima ‘menos es más’. Muchas celebrities como Kendall JennerChiara Ferragni y Bella Hadid ya se han rendido a esta tendencia ‘cuanto más grandes mejor’. La cuestión es que esta moda, que ya tuvo su primer hit parade en los años 80, desde entonces ha tenido tiempo de hacer estragos en los lóbulos de muchas.

“El uso de pendientes pesados con el tiempo rasga (parcial o totalmente) y descuelga el lóbulo de las orejas”, advierte el cirujano plástico Miguel Chamosa. Además, a partir de los 50 años se pierde grasa y colágeno -firmeza- en esta zona, que se termina elongando e incluso puede sufrir desgarros, añade la médico estético Mar Lázaro. “Es muy común este problema en aquellas personas que no se quitan los pendientes ni para dormir”, según la doctora.

YOLANDA ORMAZÁBAL

De hecho, “la demanda de reconstrucción del lóbulo elongado por envejecimiento o por desagarros es cada vez más creciente”, según el doctor Chamosa. Y es que, aunque parezca cosa de unas pocas, más del 90% de las mujeres usamos pendientes a diario.

¿La buena noticia? La medicina estética puede reconstruir y rejuvenecer un orificio rasgado parcialmente. Cuando el problema es más grave y está totalmente partido, la cirugía también puede salir a nuestro rescate. “Hoy en día no existe problema sin solución”, afirma la Dra. Lázaro. Aquí van algunas:

Pinchazos de ácido hialurónico o grasa autóloga

¿En qué consiste? “Si el daño no es total, sino parcial, la medicina estética puede reconstruir y rejuvenecer el lóbulo a través de pequeñas infiltraciones de ácido hialurónico de mediana y alta densidad o de nuestra propia grasa. En este caso, esta se extrae previamente de zonas donde sobra mediante liposucción y se centrifuga hasta obtener un ‘caldo’ purificado rico en células madre, que es el que se inyecta”, cuenta la doctora Lázaro.

Resultado: consigue recuperar la consistencia, firmeza y proyección de esta zona de forma inmediata. No duele, la inflamación baja aplicando frío local y solo hay que esperar 3 días para volver a ponerse pendientes. Requiere una sesión de mantenimiento al año.

Precio: desde 180 €.

Dónde: Mar Lázaro (Zaragoza, tel. 876 28 26 24). Instituto Javier de Benito (Barcelona, tel. 932 53 02 82).

Lobuloplastia

¿En qué consiste? Si el lóbulo de la oreja está totalmente rasgado, partido en dos mitades, la mejor solución es una pequeña intervención quirúrgica. “Se trata de una cirugía mínimamente invasiva y altamente eficaz, que persigue reconstruir piercings o perforaciones de mayor calibre, restableciendo la continuidad de la piel”, describe el doctor Chamosa. Consiste en retirar la piel del interior del agujero o del desgarro, para luego sellarlo con unas mínimas suturas -tres o cuatro puntos-, tanto por la cara anterior como por la posterior del lóbulo. Los lóbulos se protegen con unos esparadrapos y los puntos se retiran a los 15 días. Se realiza de forma ambulatoria, en no más de 30 minutos y con anestesia local.

Resultados: “Además se puede realizar un nuevo orificio al cabo de dos meses, aunque es recomendable hacerlo a unos milímetros del agujero original”, apunta el cirujano plástico Diego Tomás Ivancich. Y transcurridos tres, la cicatriz ha desaparecido. Este tipo de reparación quirúrgica es también válido para piercings en labio, nariz, ceja, pezones, ombligo y genitales externos.

Precio: alrededor de 600 €.

Dónde: Miguel Chamosa (Madrid, tel. 915 55 25 09). Diego Tomás Ivancich (Madrid, tel. 915 56 78 15). Elena Jiménez (Madrid, tel. 663 90 56 56).

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba