Tecnología

Los móviles ‘max’ chinos que arrasan en ventas

No hay más que realizar un viaje en el metro de cualquier ciudad china para certificar que a su población le encantan los teléfonos móviles de dimensiones generosas. Es una constante desde que Samsung decidió diferenciarse del resto de marcas popularizando el concepto de phablet, un móvil cuyo tamaño está entre el de los smartphones típicos y el de las tabletas. En un principio, todo lo que superase las 5,5 pulgadas entraba en esta categoría, pero, con la popularización de los terminales que oscilan entre las 5 y las 5,5, el listón se ha elevado a las 5,7 pulgadas. En algunos casos se dispara hasta superar las 6,5, y, ahora, son las marcas chinas las que apuestan por esos aparatos que apenas se pueden sujetar con una mano. Muchos comparten un apellido que lo dice todo: Max.

Sin duda, sus ventajas saltan a la vista: resultan ideales para ver vídeos y para leer, así como para escribir con las dos manos, ya que se reduce el número de errores que cometen los usuarios en los teclados táctiles. Pero sus desventajas también son evidentes: cuesta llevarlos en el bolsillo -razón por la que los fabricantes aseguran que tienen más tirón entre las mujeres, que los suelen meter en el bolso-, y terminan siendo más difíciles de manejar. Además, es más fácil que se caigan al suelo. Pero para gustos están los colores y los tamaños.

Este año, los principales fabricantes chinos han lanzado terminales gigantes muy interesantes. Hemos probado cuatro cuyo tamaño está entre las 5,7 pulgadas del LeMax 2, uno de los terminales estrella de la fulgurante LeEco, y las 6,44 pulgadas del Xiaomi Max, el aparato más grande fabricado por la marca que dirige Lei Jun. En medio quedan el nuevo M3Max de Meizu y el Z11Max de Nubia, ambos con pantallas de 6 pulgadas. Sus precios se parecen mucho. En España se pueden adquirir a través de plataformas como Aliexpress o en tiendas especializadas como GearBest por menos de 300 euros.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba