Opinión

Los movimientos políticos del 2023

Luis Céspedes Peña

El 2023 se sigue desarrollando como el 2022, en lo que respecta a las candidaturas presidenciales de los tres principales partidos políticos, que ningún de ellos gana solo en primera vuelta, excepto que la oposición se una antes para acabar con el  oficialismo o que éste logre el apoyo  de uno de los grandes para quedarse en el poder.

El eventual candidato presidencial del gobernante Partido Revolucionario Moderno (PRM), el Presidente Luis Abinader, trabaja en el gobierno casi sin respaldo de sus principales funcionarios en todo el país, porque la totalidad de los ministros y directores generales, son multimillonarios que la base de esa entidad casi no tiene ningún roce político con ellos.

En Santiago, donde el Presidente Abinader está haciendo un mejor trabajo político, buscando mantener el apoyo del Cibao, la mayoría de sus principales dirigentes, que ocupan elevadas funciones en el Estado y que  ya tienen mucho dinero, aunque usted los observe muy tranquilos, no representan ningún peligro para la oposición política, porque  no cuentan con el respaldo de la totalidad de los votantes.

En el caso de Abel Martínez, el candidato presidencial del  Partido de la Liberación Dominicana (PLD), no gana en primera vuelta. Tampoco  gana Leonel Fernández Reyna, de la Fuerza del Pueblo. ¡Pero unidos son invencibles!

Es esa la razón por la cual el PRM, para poder ganar las elecciones presidenciales, tendría con contar con el respaldo de una de las dos principales fuerzas políticas.

Lo mismo ocurriría en los casos de Martínez y Fernández Reyna. Nadie duda que el Partido Revolucionario Dominicano (PRD) iría aliado al PLD. Y lo mismo ocurriría con el Partido Reformista Social Cristiano (PRSC), que es un aliado de Leonel Fernández.

Esa última situación coloca al PRM en una posición muy difícil para ganar los comicios. Si el PLD y la Fuerza del Pueblo participan aliados en las elecciones, es probable que esa participación se lleve más del 70 por ciento de los demás cargos electos.

A lo interno del PRM hay preocupación porque sus encuestas internas le ofrecen una baja popularidad al Presidente Abinader, como consecuencia de  la continuación de los altos precios de todos los productos de consumo masivo, como los usados para la construcción, alimentación, las medicinas, los alquileres de casas u otros.

La oposición ganó las elecciones presidenciales de los últimos tres eventos políticos en el Cibao. ¡Eso favorece al Presidente Abinader, quien es fijo visitando la zona  semanal o quincenalmente!

Aún así, el PRM no tiene un candidato a la Alcaldía que pueda competir con el peledeísta Silvio Durán, un político casi sin rechazo, que manejó con éxito la administración de la Corporación de Acueducto y Alcantarillado de Santiago (CORAASAN).

Los aspirantes del PRM se destruyen por sí solos, por su falta de operatividad. La situación del PRM, en el caso de Santiago, que es la cabeza del centro de operación del Presidente Abinader en el Cibao, no tiene otra alternativa que repetir con su aliado, el senador Eduardo Estrella.

Ulises Rodríguez, que aspiró a la Alcaldía en las elecciones pasadas y que logró un 38 por ciento de los votos, cayó como un aguacate maduro encima de un block. ¡Y peor es la situación del director de EDENORTE, Andrés Cueto!

A nivel del Gran Santo Domingo, que abarca al Distrito Nacional, el PLD y la Fuerza del Pueblo tienen mucho dominio político. En el Sur, la situación del PRM es muy difícil y en el Este, donde a través del gobierno busca apoyo en el sector turismo, el Presidente está “manejando” su grave problema político.

Observamos que  habrá muchos fraccionamientos de boletas en las  venideras elecciones. Hay perremeístas que van a votar por Abinader a la Presidencia, pero no se asegura que lo hagan por los candidatos  al Congreso, las Alcaldías y Distritos Municipales.

Eso se debe al abandono  que sufre la base del PRM de parte de los ministros en todo el país, directores generales de instituciones del Estado y otros malos políticos oficialistas. Pero si todos los opositores acuden de manera independiente a las elecciones, entonces no hay otro ganador que no sea el Presidente Abinader, reelecto en segunda vuelta.  ¡Los recursos del Estado harán su trabajo en ese caso!

¡Gracias por leernos!

 

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba