Opinión

Los periodistas también son humanos

Fernando Buitrago

Muchas veces vemos personas que se dedican a la prensa haciendo hincapié en ataques personales contra funcionarios o cargos elegidos, personas públicas, engordando sus titulares y tratando, con vehemencia, de aplaudirlos o atacarlos, y no su obra.

El periodista es un ser humano, que puede estar bien o estar mal, sentir amor o resentimiento que le acompañan, como todo ser humano, los más nobles instintos como compasión u odio, envidia, desdén, agradecimiento, etc.

Con la llegada de los periódicos digitales hay medios que más que diarios terminan siendo pasquines personales, blogs, escritorios o vacinillas, cúmulo de buenos artículos o un verdadero retrete donde el periodista, humano, descarga sus miserias y sentimientos humanas hacia alguien en específico que ocupa, siempre temporalmente, un cargo, sea elegido o «decretado».

Con asombro vemos no solo periodistas, sino comunicadores, con alabos o ataques, periódicos que se convierten en muros de impulso a una figura pública o un paredón inquisidor y eso, no es periodismo.

Una persona me dijo un día que si un funcionario no le daba publicidad le «daría fuego» que es el término que se usa para ataque mientras que otro me anunciaba que ya tenía un programa semanal en un canal importante y que «tú verás como moveré el mundo desde ahí, todos tendrán que llamarme», sin especificar si lo haría para bien o para mal.

Hay medios se convierten en las herramientas para dejarse ver y cobrar ya sea mediante ventas de figuras públicas de forma bochornosa o como cañones para descargar no ataques.

Lo más difícil de entender por el gran público que lee, ve, padece y saca conclusiones, es que los ataques no siempre tienen que ver con el procedimiento de chantaje con que muchos periodistas utilizan los medios, del tipo que sea, sino que verdaderamente les mueven otros sentimientos como la envidia y el resentimiento por la única razón que los que se dedican al periodismo poseen también los más primitivos sentimientos humanos y como tal se comportan, dando a conocer al mundo que son simples mortales cuando el mundo considera que por ser periodistas deben actuar con imparcialidad, tino, decencia, sentido común y de justicia y sobre todo con ética… pero no ocurre así.

@fdo_buitrago

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba