Opinión

Los trabajadores dos siglos después

Aquiles Olivo Morel

El 1 de mayo fue consagrado como una fecha en cual se celebra el día de los trabajadores en todo el mundo y fue  en el pasado Siglo XX cuando la clase obrera alcanzó su máxima preeminencia como fuerza colocada en el centro de todos los aspectos de la vida humana, hasta culminar en algunos casos conduciendo los destinos de países de gran influencia en todo el orbe.

La influencia de los obreros y los esfuerzos por alcanzar el control de los Estados fue la utopía sobre la cual descansaba ideológicamente una nueva visión,  la cual se convirtió en un contrapeso del modelo capitalista.

La categoría de obrero exhibida con orgullo  por la clase de los trabajadores de repente empezó a menguar y, por supuesto, las ideologías en todo su entorno tomaron prácticamente los derroteros de su desaparición, cuando no su disminución hasta quedar reducida a entelequias dentro de las organizaciones que la enarbolaban.

En el mundo actual las megas tendencias están transformando el mundo del trabajo hasta tal punto que, mientras unos se benefician de la irrupción tecnológica, otros como los jóvenes se colocan en una franca posición de vulnerabilidad.

Según estos vaticinios el 14 por ciento de los empleos podrían desaparecer en un lapso de 20 años empujados por los efectos de la disrupción tecnológica, cada vez más latente en el entorno de los procesos productivos.

En un reciente encuentro de intelectuales para evaluar las amenazas en un mundo cambiante reconocen la presencia del cambio climático, las migraciones y el desarrollo tecnológico como los verdaderos desafíos para las generaciones futuras, las cuales se verán impactadas por la incertidumbre causada por estos fenómenos globales.

Según estos el capitalismo tecnológico amparado en la robótica e informática se encuentran dominando los mercados por encima de la industria tradicional, planteando retos globales donde los trabajadores no quedan exento, por ser ellos la fuerza primordial de los procesos productivos.

En esta guerra de “quinta generación” las maquinas trasformaran por completo el mercado laboral expulsando hacia al desempleo la mitad de los trabajadores en los próximos 20 años, tal como lo considera OCDE en una advertencia donde identifica la robótica como las causante  de tal fenómeno global.

¿Quiénes serán los más afectados por esta tendencia? ¿En cuales países la disrupción tecnológica tendrá mayores efectos? ¿Podrían los modelos educacionales reaccionar concomitante con esta tendencias globales? Y ¿Sería posible emprender rápidamente acciones para reducir los efectos inmediatos en el mercado laboral global?

De acuerdo a la OCDE los trabajadores con menos formación educativa serán quienes en primera instancia serán desplazados; mientras que los jóvenes y las mujeres en condiciones de subempleos serán quienes sentirán en lo inmediato el efecto de este fenómeno.

Y desde luego, en los países ricos llegará  en un plazo relativamente breve la presencia de las innovaciones tecnológicas; será en ellos donde se pronunciara con mayor fuerza la presencia de estos cambios y, por supuesto, sobre la fuerza laboral inmigrante, con sus respectivos efectos de la discriminación laboral.

La OCDE recomienda un paquete de medidas en las cuales enfatiza mayor entrenamiento; protección por parte de los gobiernos y prestar mayor atención a todos aquellos trabajadores localizados en la “Zona Gris”, carente de todos los derechos fruto de la informalidad.

Los trabajadores del futuro deberán disponer de un entrenamiento muy por encima de la media estando sujeto a unos niveles promedios de recertificación, como nunca antes había acontecido en los mercados laborales.

La robótica e informática también abren nuevos empleos pero con unos niveles de exigencia en la que se cree no existe una plataforma educativa para acometer tales niveles de requerimientos.

Los trabajadores de la industria tradicional se encuentran también enfrentado a conservar aquellas redes con las cuales garantizaban sus derechos y los beneficios adquiridos, algo que según la propia organización se encuentra en riesgo y, a lo que debería prestarse mucha atención en medio de estos formidables avances de las tecnologías.

Al echar una mirada a estas advertencias y visualizar el comportamiento del capitalismo tecnológico indetenible a la hora de propiciar mayor rentabilidad podría concluirse en cómo se producirá un incremento, aun mas de las desigualdades.

El reacomodamiento de los capitales; las firmas de nuevos tratados comerciales; la incesante lucha de las naciones ricas por impedir el ingreso de migrantes de baja calificación laboral; un recrudecimiento de los nacionalismo, colocando nuevas barreras a los trabajadores; el impacto de este acelerado desarrollo tecnológico presagian un panorama lúgubre para los trabajadores en todo el mundo, a lo que no escapa nuevas formas de protestas y enfrentamientos para poder prevalecer en estas nuevas sociedades, sujetas a todas estas nuevas modalidades surgidas de estos esquemas productivos innovadores.

El director de OCDE mira un horizonte con una avalancha de cambios, algunos positivos y otros con señales de incertidumbre obligando a hacerse del equipaje requerido para hacerle frente y contrarrestar lo que cree no son buenas noticias para los trabajadores y para algunas sociedades en su conjunto.

Mientras los obreros celebraban su día varias centrales de trabajadores en la Republica Dominicana se disponían a lograr nuevos mecanismos de entendimientos con los patrones procurando algún acuerdo para un aumento salarial, ajustado a los pactos y mirando los efectos de los indicadores económicos; lo que no ha sido posible!

Los desafíos de los trabajadores no se detendrán: Amenazas en el mercado laboral; riesgos para preservar derechos adquiridos; pocas posibilidades de entendimiento para alcanzar pactos laborales y, una expresión cada vez más exigente para acceder a nuevas oportunidades; como se ve, los trabajadores también deberán reinventarse para poder sobrevivir al capitalismo tecnológico, cada vez más presente en la vida cotidiana.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba