Editorial

Mala noticia: sube la malaria

Causa legítima alarma la confirmación de la noticia de que los casos de malaria se han duplicado y que tal tendencia se mantendrá este año, con todas las implicaciones que esta enfermedad puede tener en la ciudadanía.

Los mayores focos en la capital se ubican en Los Tres Brazos, de Santo Domingo Este y La Ciénega, del Distrito Nacional, es decir, en dos importantes modelos de hacinamiento humano en áreas pantanosas o insalubres.

Un parásito alojado en el mosquito Anopheles se trasmite, mediante la picadura, a los humanos, especialmente a aquellos que viven en zonas muy pobladas pero al mismo tiempo cenagosas o llenas de basura.

Generalizada en Haití, desde hace casi cien años, la malaria o paludismo ha tenido también una progresiva prevalencia en el país, ahora más que nunca pues se ha incrementado la presencia de millares de haitianos ilegales que no se protegen ni se cubren adecuadamente de los riesgos de las picaduras, ya que viven en lugares hacinados.

Esta enfermedad es potencialmente mortal. Se manifiesta con fiebre, dolores de cabeza, escalofríos, náuseas y vómitos, sudoración, fatiga muscular, dolores en el pecho y el abdomen y tos.

Según el Ministerio de Salud, en el pasado año 2019 la malaria se incrementó un 137 por ciento en relación con el 2018, registrándose 1,143 casos confirmados.

Las autoridades están buscando a más personas febriles para someterlas a tratamientos y evitar que contagien a otras en sus zonas de hacinamiento, donde no hay higiene.

Muchos haitianos poseedores del parásito y que suelen dormir en edificios en construcción o pernoctar en lugares donde hacen sus necesidades fisiológicas, resultan ser potenciales factores de contagio. De ahí que las estadísticas de su país reflejen su alarmante incremento allí.

Pese a los éxitos que se obtuvieron en el pasado mediante un plan binacional para combatir el paludismo en la región fronteriza y en otras zonas de ambos países, el recrudecimiento de esta enfermedad nos obliga a desplegar todos los esfuerzos para frenar su avance y proteger a la población de sus mortíferos efectos.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba