Belleza

Manicura de leche de avena, queda mejor de lo que suena

 

Después del rotundo éxito de las manicuras con los símbolos del tarot, la manicura francesa se reinventa por enésima vez para crear el acabado ‘leche de avena’

Su nombre puede llevar a la equivocación. Pero, no, la manicura leche de avena no se refiere una natural tratamiento en el que sumergir las manos en la bebida vegetal de moda. No, tampoco utiliza las propiedades suavizantes de la avena para dejar la piel aterciopelada con una untuosa crema. La manicura de leche de cabra es tan solo un efecto, similar al de derramar una brevísima capa de leche sobre la uña, que se ha popularizado, especialmente, en las uñas de gel o acrílicas.

Milky nails, la última mani-locura para tus uñas que invade Instagram

Margarita Velasco

Su creación se remonta a un salón de manicura de Beverly Hills (California), Nails By Fariha Ali, donde esta versión natural de la manicura francesa era desde hace tiempo la demanda de algunas clientas, hasta que los ojos de la web especializada en belleza Allure se fijaron en la manicura de leche de avena.

El concepto es muy sencillo, suavizar los cambios de color de la clásica manicura francesa para lograr un acabado brillante y que pueda pasar por una uña desnuda. Su creadora incluso lo bautiza como el efecto cara lavada de las manicuras ya que, aunque para conseguir la longitud y la forma de la uña se necesita una manicura acrílica o de esmaltado gel, el objetivo es recrear al máximo el color natural de la uña y que la diferencia entre lecho ungueal (la parte rosita) y el borde libre sea lo menos drástica posible. A diferencia de la manicura francesa tradicional, con la leche de avena se deja de usar el esmalte rosa, eliminando su característico efecto perfeccionador.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba