Editorial

Mantener el control

República Dominicana no puede darse el lujo de un desbordamiento de los casos de Covid-19, aunque se hayan reducido los niveles de mortalidad, pues sería catastrófico para la economía.

Nuestro personal médico ha hecho un trabajo extraordinario, comparado incluso con los más exitosos al nivel mundial, pero un desbordamiento le provocaría un estrés y agotamiento que pudiera reducir la efectividad de sus labores.

Todo el esfuerzo que se ha hecho para evitar que los hospitales se saturen se iría por la cañería si se produce un desbordamiento de los casos positivos del Covid-19.
Por eso son válidos los llamados de atención, que han tenido en el Ministro de Turismo y el obispo de Higüey, las voces más constantes e insistentes para que el país no baje la guardia en cuanto a la prevención.

No hay ningún motivo para que a partir del 22 de diciembre se relajen las medidas de control. Aunque se flexibilice la movilidad por Navidad y Año Nuevo, deben mantenerse las restricciones a las aglomeraciones, a la socialización, las fiestas y actividades de ese tipo, pues son propicias para contagio masivo del virus.Las autoridades deben resistir las presiones del populismo y de la inconsciencia, pues con cualquier descuido el Covid-19 puede salirse de control.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba