Turismo

Marca país: apartarse del carrusel mediático del momento e iniciar desde 0

Si una marca país, copiada o no, no expresa el ser, el sentir y el potencial de un país, lo que procede es iniciar con humildad desde cero y procurar una nueva, una real y efectiva

En materia de creación de marcas nacionales, la originalidad total es imposible. Todo está creado previamente: formas, conceptos y tipografías, por lo que nos negamos a subir al carrusel de moda de momento a juzgar y condenar con el tema Marca Nacional para danzar en el festival de lo fácil y popular: la crítica y condena, sin plantear una solución que nos deje como ventaja una marca nacional que refleje el sentir, el ser, el potencial y la oferta de lo dominicano.

La originalidad, para estos casos, no es el problema: se trata de que sea representación fiel de lo mejor de un país, que sea recordable, que despliegue la idea del potencial de lo mejor de un pueblo.

Si se logra eso, aun cuando algunos de los elementos gráficos (color, tipografía, enfoque visual) que lo integran, hayan sido usados en parte por otros proyectos, no tiene ninguna importancia el concepto originalidad.

El plato de miel para las moscas es el supuesto plagio a un proyecto de Iván Bobrov, pero la cuestión radica en que, sea o no copia. Es que este diseño simplemente no nos representa. Técnicamente es poco fluido visualmente, su estructura es innecesariamente inexpresiva y compleja por la singular y heterogénea a mezcla de tipografías y conceptos y su distancia lastimera del ser y sentir del dominicano. No dice nada y parecería haber sido logrado para el gusto y el ego de sus creativos diseñadores y no para representar la esencia de un país.

El gobierno del presidente Luis Abinader, que ha demostrado una capacidad notable de rectificación y que está bien intencionado en el relanzamiento del turismo, las inversiones y la exaltación de los temas ciudadanía y cultura, debe reiniciar desde 0.

Desde luego que no puede esquivar la responsabilidad diciendo ahora que era un contrato de otra gestión presidencial, por cuanto existe el principio de la continuidad del Estado y este es uno solo, aparte del partido que esté en el poder.

El gobierno trata de cumplir la ley 1-12 que instituye la Estrategia Nacional de Desarrollo, pero en el proyecto y su proceso final faltó verificación de sus valores, supervisión y asesoría.

Área recurrente de conflictos

No es esta la primera conflagración intelectual en torno al lanzamiento de una marca país.

José Mercader, en un artículo reciente, refiere otras escaramuzas: la marca país Honduras, fue denunciado inmediatamente se publicaron los logos por su parecido, casi idéntico a proyectos de las agencias Imbart, Multicolor y Vividwadys.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba