Internacionales

Martine Moïse recuerda asesinato de su marido: “Murió con la esperanza de que su seguridad vendría”

Cuando el presidente de Haití, Jovenel Moïse, fue asesinado brutalmente en su habitación el mes pasado, solo hubo un testigo allí que lo vio. Y resulta que lo conocía mejor que nadie.

Martine Moïse, la primera dama de Haití, fue encontrada sangrando en el piso junto al cuerpo de su esposo, Jovenel Moïse, el 7 de julio. Pero sobrevivió al misterioso ataque y ahora insta a la comunidad internacional a actuar para llevar a los asesinos ante la justicia.

Durante una entrevista que dio a CNN en el sur de la Florida el domingo, la Sra. Moïse —que todavía va vestida de luto, y tiene el brazo vendado desde la muñeca casi hasta el hombro— describió detalles escalofriantes del ataque y exigió la ayuda del mundo para resolver el asesinato.

martine-Moïse-haití.jpeg
“Alguien dio la orden y alguien pagó el dinero. Esas son las personas a las que estamos buscando. Quiero la ayuda del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas para encontrar a esas personas”, dijo.

La Sra. Moïse es la única testigo ocular del asesinato de su esposo. También es la única otra víctima que se conoce. Tiene el codo y el antebrazo destrozados por una lluvia de balas que recibió cuando los atacantes entraron en la suite presidencial.

El primer momento en el que supo que algo andaba mal fue cuando ella y su esposo escucharon disparos fuera de su casa alrededor de la 1 a.m. Una vez que se dieron cuenta que los hombres armados habían entrado en la casa, trataron de esconderse en el piso detrás de su cama, dijo.

Pero en ese momento, incluso, Moïse no creía lo que estaba a punto de suceder.

“En ese momento, ni siquiera pensé que iban a poder entrar a la habitación donde estábamos, porque teníamos unos 30 o 50 guardias de seguridad (en la casa)”, dijo.

Sin embargo, entraron, en una falla de seguridad masiva que las autoridades haitianas todavía no explicaron. Al menos dos jefes de seguridad de alto rango están en prisión actualmente, incluido el jefe de seguridad presidencial, Dimitri Herard, y el coordinador de seguridad del palacio, Jean Laguel Civil.

Moïse dijo que, desde donde se encontraba tirada en el suelo, con el brazo roto y sangrando en múltiples lugares, solo podía ver los zapatos de quienes habían ingresado. Estima que cerca de doce hombres entraron en el cuarto, hablando en español y buscando algo específico.

“Entraron a la habitación para buscar algo, porque los escuché decir ‘No es eso, no es eso… eso es’ (en español). Lo que significa que encontraron lo que estaban buscando”.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba